La versión extendida del extended play “Topaz” | GR76


El año pasado (sí, el maldito año pasado) la edición del EP “Topaz” nos dejó, por varios motivos, con ganas de más. Primero y principal, porque las canciones que componían ese trabajo tenían la suficiente envergadura como para atraer al oyente. Segundo, porque no quedaba muy claro si ese siete pulgadas era una avanzadilla de un nuevo lanzamiento, si ese futuro lanzamiento tendría el tratamiento de continuación o sería una obra diferente y diferenciada. Tercero, porque la calidad del mismo obligaba a preguntar sobre su duración. Cuarto, porque el caballero ha conseguido a lo largo de estos años de carrera nuestro beneplácito. Quinto, porque su apasionado talante nos ayuda a sobrellevar las penas de la misma manera que ensalzamos los agrados. Sexto, porque… podríamos seguir dando vueltas en círculo como un hamster enjaulado, pero ni estamos enjaulados (mejor no insistamos en el tema) ni somos animales de cuatro patas (sí, mejor no hurgar en ello), así que será mejor continuar con el señor Israel Nash y la luminosa oscuridad de su creación.

Podría haber continuado sumando números a su respetable colección de ejemplares, pero prefirió seguir sus propios impulsos y entregarse a una empresa que no es muy habitual en el mundo del rock. Vale, estábamos medianamente informados sobre la posibilidad de este desenlace y tal vez era un interesante hecho entre sus seguidores. Una vez auscultada y diagnosticada la versión extendida de “Topaz”, no cabe duda. Su corazón tiene el ritmo estupendo y voluble como para seguir las comprometidas cadencias ya conocidas o algunas nuevas que dejan sin aliento, pero para eso están unos pulmones de gran capacidad, las arterias funcionan correctamente y las neuronas… Las neuronas están en plena ebullición, ideando nuevas composiciones como “Stay” en las que la pulida orquestación se presume tan elemental como las líricas súplicas, “Pressure”, epílogo que nos devuelve a épocas pasadas situando a un tío de extraordinaria complexión corporal y musical como Israel con otro no menos imponente como el analista canadiense. Hay más, por supuesto. El disco no se queda en estos dos ejemplos. El disco es una maravilla de principio a fin, donde no falta nada y mucho menos sobra. Un disco para soñar, para disfrutar, para caer en las redes de “Indiana” o ceder ante las sugerentes corrientes de “Howling Wind”. Podríamos continuar… pero mejor será que escuches “Topaz”.

Israel Nash “Topaz” ©2021 Desert Folklore Music

  1. Dividing Lines
  2. Closer
  3. Down In the Country
  4. Southern Coasts
  5. Stay
  6. Canyonheart
  7. Indiana
  8. Howling Wind
  9. Sutherland Springs
  10. Pressure

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s