minientrada Goiatz Dutto (Moonshine Wagon): Sentimos que nosotros no hemos hecho fans, sino amigos. GR76


Cuando la charla es animada y sustanciosa como esta la introducción es, aparte de sencilla, más bien irrelevante, ya que por mucho que te esfuerces todo el interés se centra en el testimonio del protagonista, que en este caso es Goiatz Dutto, violinista y cantante de Moonshine Wagon. ¿Quiénes son Moonshine Wagon? Si los conoces, nunca está de más saber un poco más, y si no los conocieras, lee estas líneas para familiarizarte con ellos. Comprobarás su buena disposición para el diálogo y tal vez eso podría empujarte a presenciar alguna de sus festivas actuaciones. Hay que destacar que salvo aquellas que están firmadas por GravelRoad76, las imágenes pertenecen a la página de Facebook de la banda.

Cuatro años, dos discos y una autocaravana. Dúos, tercetos, cuartetos y unos cuantos conciertos repartidos entre Europa y América. ¿Vuestro ritmo de vida va al compás de vuestra música o es al revés?
Al principio nuestro ritmo de vida marcaba el compás de la música que hacíamos pero poco a poco fue la música la que empezó a marcar nuestro ritmo de vida desde el punto en el que decidimos dedicarnos plenamente a esto y, como puedes escuchar en este segundo disco, es un ritmo frenético. Han sido más de 1.000 conciertos en 4 años, 15 países, cientos de miles de kilómetros, cambios de formación, anécdotas inolvidables a diario, un montón de amigos y una apertura de mente brutal. Cada vez tocamos más rápido y creo que con eso lo digo todo (risas).

¿Algún sitio que os haya sorprendido?
Nos quedamos con los paisajes de Croacia y de Brasil; con la gente y el público de Estados Unidos, Brasil y Bélgica; con la comida de España y de Brasil; con la bebida de España, Croacia, Bosnia, Serbia, Bélgica y Estados Unidos y por último, algo que odiamos de verdad son los peajes de Francia que son carísimos y siempre que tenemos que empezar alguna gira por Europa nos gastamos mínimo 500€ en cruzar Francia, que además en autocaravana te cobran más ahí… Cada sitio al que hemos ido tenía su peculiaridad y no es necesario hablar de un cambio de un país a otro. Es algo que nos pasa aquí sin tener que irnos lejos, como cuando vas de un pueblo a otro y a tan solo 30 kilómetros ya cambia todo dependiendo de aspectos como si está en la costa o en la montaña, si es pueblo o ciudad o si es turístico o no…

Por cierto, todavía no habíamos hablado de “Porca Miseria”, que aparte de ser el título de vuestro segundo disco es una rabiosa canción donde alternáis idiomas. ¿Tiene alguna historia en particular?
Sí, la tiene (risas). “Porca miseria” es una expresión italiana que significa “maldita sea” y en nuestra segunda gira por Europa pasamos por Piamonte (Italia) para visitar a mi familia; llevábamos un mes de gira y cuando llegamos mi tía vio la autocaravana por dentro y lo primero que dijo fue “porca miseria”. Nos hizo tanta gracia que tuvimos que llamar así al disco con un cerdo tocando el banjo en la portada, aprovechando el juego de palabras y hablando en la canción con el mismo título sobre lo miserable y triste de nuestra generación que está perdida, se pasa la vida buscando su lugar y no hacemos más que volvernos locos en una vida inestable con una incertidumbre perpetua. Decidimos mezclar cuatro idiomas en esta canción porque queríamos reflejar en la letra que de lo que hablábamos lo veíamos allá donde fuéramos y aprovechando los idiomas que controlamos quisimos darle ese toque diferente. Grabamos una parte en euskera (hay que sacar el Eusko Label jajaja), otra en italiano (mi padre era italiano), otra en portugués (Bufunfa, nuestro anterior contrabajista era brasileño) y los estribillos en inglés (para mantener la esencia del grupo). Por otra parte, los idiomas forman una gran parte de mi vida. Me fascinan desde pequeño y estudié traducción e interpretación.

¿Está respondiendo el público al disco?
Nos hemos dado cuenta de que mucha gente no se había enterado de que habíamos sacado disco. Como lo grabamos en Brasil en abril del año pasado, seguido estuvimos de gira por Europa y Estados Unidos, volvimos en octubre, cambiamos de formación y estuvimos preparando todo para esta gira de 2018. No tuvimos tiempo ni para presentarlo antes en España, ni para hacer ningún tipo de campaña publicitaria salvo por nuestras redes sociales. En los conciertos ya vemos a gente coreando nuestras canciones y nos hace una ilusión increíble. Vemos que la gente salta y baila en nuestros conciertos y eso es un indicio de que algo va bien. Tenemos canciones muy variadas y cada una cuenta una historia, pero por desgracia cantamos en inglés en un país en el que en mi opinión no se ha impulsado lo suficiente la enseñanza básica del inglés y eso juega en contra de las bandas que optamos por no cantar en español o en euskera.

El bluegrass, el country o el folk posiblemente sean vuestros rasgos más característicos, pero también es perceptible cierta actitud punk. ¿Cómo enfocáis vuestra música?
Es difícil de etiquetar, la verdad… Todos los miembros que hemos estado en esta banda venimos de otros estilos, así que cada uno aportamos nuestro granito de arena y eso nos lleva a componer con un resultado curioso. A todos nos encanta el bluegrass pero también la “macarrada”, aunque a cada uno un subgénero. Yo soy de metal y rock progresivo, a Will (guitarrista actual) le encanta el grunge, a Iñi (batería actual) el reggae y el ska (es el batería de Akatz), a Víctor (actual contrabajista) el rockabilly y psychobilly, a Joel (anterior guitarrista y banjista) el punk y el post punk, a Bufunfa (anterior contrabajista) el punk y el ska, etc. Si te paras a escuchar un disco nuestro encontrarás matices de cada estilo mencionado anteriormente pero hecho con otros instrumentos y dándole una vuelta de tuerca (risas).

“Folk You” es un buen ejemplo para describir vuestras inquietudes. ¿Cómo recuerdas esa primera vez?
“Folk You” es ese primer hijo feo y tonto al que tienes que querer (risas). Esta banda nació hace 4 años y fuimos directamente a por todas sin siquiera saber qué queríamos hacer ni cómo queríamos componer ni sonar. Éramos 3 amigos que quedábamos para tocar en Vitoria debajo de un puente porque llovía siempre y no queríamos pagar por un local de ensayo, sino tocar un rato instrumentos acústicos mientras echábamos unas risas con unas cervezas. Tocábamos a nuestra manera versiones de Metallica, Kiss, AC/DC, Pokey LaFarge, The Devil Makes Three, Old Crow Medicine Show y Hank III pero ninguno éramos cantantes ni letristas ni nada. Solo queríamos pasarlo bien y nos empezaron a llamar para dar conciertos y nos animamos, pero es que no sabíamos ni cómo amplificar estos instrumentos (risas). A lo tonto fuimos haciendo tablas y nos lanzamos a componer porque cada vez nos llamaban más y queríamos tener algo propio que presentar y dejar de ser un grupo de versiones, pero no sabíamos ni por dónde tirar a la hora de componer (recuerda que cada uno venimos de un estilo). Al final salió “Folk You”, que fue un disco de 10 temas en los que solo hablamos de tres historias que nos inventamos, de juerga y de beber (en realidad era todo lo que hacíamos juntos jajaja). De lo que no estamos orgullosos es de nuestra pronunciación y de lo poco que dominábamos el estilo y nuestros instrumentos por aquel entonces pero nos sigue haciendo ilusión tocar algunos de los temas del disco en nuestros conciertos como “Moonshine In Your Life”, “Let’s Go Down To Hell”, “Billy Wild” o “Gipsycho” aunque más rápidas y mejor tocada y pronunciadas, el resto las hemos descartado todas.

Fue editado por Crowdfunding, y “Porca Miseria” es autoeditado. ¿Hay gran diferencia? ¿El compromiso es el mismo?
La única diferencia es que con el Crowdfunding que hicimos en Verkami recaudamos los fondos suficientes para cubrir parte de los costes que suponen la producción de un disco y es una gran ayuda para no invertir directamente con dinero de tu bolsillo y el resultado es el mismo: tú sacas un disco y el que ha puesto dinero tiene su disco cuando sale pero te ha ayudado a no invertir de antemano. Éramos estudiantes y no teníamos liquidez para nada de eso y nos quedamos muy sorprendidos con el resultado porque pedíamos 3.000€ y nos dieron 4.110€ (aquí tienes el enlace si quieres echar un vistazo: https://www.verkami.com/projects/10598-vamos-a-por-nuestro-primer-disco-titulado-folk-you) ¡Flipamos! En el segundo disco invertimos nosotros mismos porque lo grabamos en Brasil, era mucho más barato y aparte no nos queríamos encargar del envío de las recompensas a los mecenas porque siempre hay alguno que no te responde a los correos, no te pone la información completa o no se entera y aparte no pasamos mucho tiempo en casa y hasta el año pasado siempre nos faltaba algo de merchandising así que nos la jugamos y salió bien.

¿Qué se siente encima de un escenario? ¿Hay cierta nostalgia de aquellas primeras actuaciones callejeras?
Encima de un escenario todo es adrenalina pura, diversión con mis compañeros y nuestro propósito siempre es contagiar todo eso a todos los presentes. Seguimos haciendo calle de vez en cuando, ¡nos encanta! Si tengo que decir una diferencia entre escenario y calle es que en un escenario la gente ya sabe a lo que va, dónde está, cómo ha de comportarse y qué protocolo seguir de “escucho/bailo/aplaudo”, pero en la calle cuando alguien se para a escucharte es porque has conseguido captar su atención con algo que estabas haciendo entre amigos, pero has despertado ciertos sentimientos en alguien y eso no se paga. Ves a unos críos que se están moviendo sin entender nada, ves al que se para y te dice que le has alegrado el día, ves al que pasa con un pinganillo con prisa y con cara de “¡vete a la mierda” y ves a unos ancianos que se ponen a bailar. Es la jungla y nos encanta y en realidad ahí es donde recibes los verdaderos aplausos.

2105642_1542209895869609_1366459477787513416_o

¿Qué nos podrías decir de “Everybody Lies”, “Worman” o “My Liver Is Trying To Survive”? ¿Las canciones deben tener mensaje?
“Everybody Lies” habla sobre cuando te despiertas, enciendes la tele y todo es negatividad y pesimismo, todo está mal, guerras, pobreza, hambre… ¡ESPERA, FÚTBOL! Educación, sanidad, política… ¡ESPERA, COTILLEO, ENTRETANIMIENTO Y MORBO! Miseria y el tiempo. No todo está tan mal, pero te hacen pensar que lo está, todo es una manipulación psicológica haciéndonos pensar que debemos pensar todo lo mismo y no es así en absoluto.
“Worman” habla sobre un tío que vimos cruzar una calle peatonal en Eibar después de dar un concierto en el Ez Dok. Iba de lado a lado con los pantalones y los calzoncillos por los tobillos y reptando como un gusano. Resulta que era una apuesta por algún cubata… No dábamos crédito y le tuvimos que hacer una canción (esta vez no hablamos de nosotros bebiendo y de juerga como hacíamos en “Folk You”, sino de otros en el mismo estado; hemos madurado jajaja). Worman significa El Hombre Gusano (Worm + Man).
“My Liver is Trying To Survive” habla sobre las consecuencias del alcohol y literalmente significa “mi hígado está intentando sobrevivir” y habla sobre una situación absurda en la que estás dando un concierto, se acaba, tienes que conducir, estás tirado en el suelo, no encuentras tu coche, te dejan uno, a la mañana siguiente te llaman para decirte que han encontrado tu coche reventado, casualmente es el médico quien llama y dice que también tienes el hígado reventado (volvemos a hablar de otros y no de nosotros jajaja).

Deimocracy, Mud Candies, Moonshine Wagon… ¿De dónde sacáis el tiempo?
De las ganas y de la constante necesidad que tenemos de hacer música todo el rato (risas). Ahora hemos bajado un poco el ritmo con Moonshine Wagon para poder compaginar los demás proyectos de cada uno porque al ritmo que íbamos antes era imposible tener otro tipo de responsabilidad fuese de la índole que fuese.

Bilbao y alrededores está viviendo unos florecientes años en su escena musical, y desde fuera se advierte la sintonía entre todos vosotros. ¿Cómo lo vives tú desde dentro?
Estamos encantados de que haya tantos grupos, variedad y riqueza musical en Bilbao. Nos llevamos genial con muchas bandas de amigos y hay compañerismo en general. Por otra parte siempre me pregunto si hay tanta demanda para tanta oferta musical. Quiero decir, hay veces que te plantas en Bilbao con más de 20 conciertos simultáneos, sin exagerar, entre bares, salas y alguna fiesta privada. Normalmente la gente va a ver a los dinosaurios a las grandes salas y festivales y no apoyan a las bandas locales o más pequeñas más que los melómanos románticos, que somos pocos y casi siempre somos los mismos tocando o viendo tocar.

Europa os espera de nuevo en un par de meses. ¿Cómo afrontáis esta nueva aventura?
¡Nos morimos de ganas de volver a salir! Sentimos que nosotros no hemos hecho fans, sino amigos, y nos encanta tocar en cada sitio en el que ya hemos tocado anteriormente y ver a la gente que conocimos en otras ocasiones y, por supuesto, tocar en sitios nuevos e irnos con el mismo sabor de boca que cuando estuvimos por primera vez en los sitios que vamos a repetir. Tocar fuera siempre es más agradecido por parte del público y eso te da un subidón. Dicen que nadie es profeta en su tierra y la verdad es que es irrefutable. Este año nos vamos por Suiza, Alemania, Bélgica, Holanda e Inglaterra en junio y julio y volvemos a Estados Unidos en septiembre para tocar una vez más en el Muddy Roots Festival de Tennessee y otras 25 fechas más que están por publicar que pondremos en nuestra página de Facebook pronto.

Dos de las canciones que componen su segundo trabajo

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s