minientrada Un torbellino procedente de Escandinavia llamado Hellsingland Underground. GR76


Sala Stage Live, Bilbao, 26 de enero de 2018

El día en cuestión los acontecimientos musicales brotaban como setas en el botxo y alrededores, así que, como todavía no dominamos la división de partículas y la edad no nos permite andar a la carrera entre salas, teníamos que decidir. Debíamos echar la moneda al aire, y mientras ésta trazaba su recorrido en movimientos de rotación y traslación íbamos viendo las posibilidades que teníamos al alcance como si de una película ralentizada se tratara. Unas esperadas, algunas más cercanas y otras más distantes. Todas ellas próximas, todas interesantes. Salió cara, y aunque siempre nos quedará la espinita de saber qué habría ocurrido en cualquiera de las otras opciones, la chapa atinó: Hellsingland Underground, a quienes les debíamos una desde el pasado Azkena Rock Festival por esa caprichosa partición antes mencionada y la no menos caprichosa coincidencia en el espacio tiempo con sus compatriotas del campo santo, que aquel día estaban ofreciendo una asombrosa sesión de prestidigitación. Perdimos su actuación. También podríamos sumar el buen trato recibido desde hace años por parte de Charlie Granberg, que sin demasiadas objeciones ha respondido nuestras cuestiones (previo al actual tour volvimos a hablar con él), y el grato recuerdo de una noche otoñal allá por 2013. Esta vez es invierno. Esta vez no se escapan los vikingos.

Desapacible jornada la del pasado viernes, pero peor lo tendrán los valientes aficionados que se acerquen a presenciar el partido de fútbol que se sumaba a todos los eventos del día (imaginábamos durante el complicado desplazamiento). De cuando en cuando sorprendían repentinos aguaceros que obligan a dosificar los pasos, hacer una parada técnica en alguna taberna o resguardarse en alguna esquina protectora. Esas arbitrarias circunstancias o la simple providencia nos envió a un bar próximo a la sala que podía servir de momentáneo refugio, pues en ese instante arreciaba, las alternativas eran escasas y era buen momento para tomar algún tentempié. Sacudimos los paraguas antes de entrar, y cuando abrimos la puerta vemos que los señores Henriksson y Karlsson eran su única clientela. Estamos de enhorabuena. Cruzamos cuatro saludos, cuatro risas, alguna foto para inmortalizar el momento, unas birras y “see you later…!!” Minutos más tarde la lluvia concede una ligera tregua, enfilamos hacia Stage Live donde media docena de parroquianos aguardaban una apertura de puertas que no se demora demasiado, y tras cruzar el umbral el eco del recinto nos saluda. A cuentagotas aparece el resto de asistencia, y cuando las agujas del reloj marcan la hora indicada desaparece el sonido ambiente. Peter (el señor Henriksson) comparece cual predicador en solitario sobre el escenario alentando al personal, preguntando y aclarando lo que iba a suceder. “Sí amigos, habéis venido al lugar correcto, habéis tomado una decisión acertada, ¡¡porque vais a disfrutar de un concierto de jodido rock n’ roll…!!” Posteriormente las figuras de sus compañeros se adivinan entre el humo imperante y todos a sus posiciones. Retaguardia bien defendida por el sólido trío conformado por Martin Karlsson (Martínez para nosotros) al bajo, Patrik Jansson tras la batería y Thomas Pettersson con los teclados, y el activo tridente frontal compuesto por las guitarras de Mats Olsson y Peter Henriksson y Charlie Granberg como cantante solista.

Desde las primeras notas de “You Saved Me” hasta la despedida con la encendida “The Lost River Band” la noche transcurrió fiel a la introducción del guitarrista que mantuvo, al igual que sus compañeros, al personal en estado de efervescencia. Desde el inicio la audiencia estaba entregada y sobresalen varios aullidos entre el personal, aparte que puños, dedos y testas en movimiento pendulante serían una constante durante una actuación trabajada. Como hemos dicho en innumerables ocasiones (opinión manifiestamente generalizada), su característica principal son los ecos sureños de una formación acostumbrada a las frías temperaturas del norte, así que no vamos ha incidir en la misma retahíla de silogismos. El escenario es su hábitat natural, eso es innegable, y aunque el tour vaya dejando huella los tíos ofrecen el máximo que sus cuerpos les permitan. Conste en acta que no estamos objetando, no se trata de eso. Ni mucho menos. Es un hecho que ya no son unos mozalbetes, y las adversidades se suplen con entereza, profesionalidad y experiencia, que por cierto, tienen por arrobas. Quien lo entienda, correcto, quien no lo haga, que reproduzca el video de Bilbao compartido en sus redes sociales. Tal vez las imágenes valgan más que estas palabras, y podemos asegurar que los tíos no defraudan y despliegan un fondo de armario compositivo variante, hercúleo, armonioso y templado de líricas que transportan, ritmos que atrapan, armonías templadas y vertiginosas cadencias defendidas por penetrantes guitarras junto al carisma de Charlie, que no cejó en su empeño de solicitar el apoyo vocal de los presentes. En este sentido hubo algún que otro animado diálogo entre vocalista y público, pero la mayoría de aplausos y muestras de deferencia fueron hacia la entrega de los integrantes y las canciones elegidas, cuyo grueso evidentemente pertenecía a “Understanding Gravity”, su último trabajo en estudio, pero no olvidaron anteriores melodías como la siempre elegante “God Only Knows”, “Church Bells Through The Valley”, “Evil Will Prevail” o la imperecedera ”Northern Country Boy”. Una noche donde redescubrimos el carácter de una banda humilde, orgullosa y coherente con sus principios comandada (aunque todos tengan su peso específico) por un tipo cercano y atento con quien seguimos en deuda por su generosidad, por sus confidencias, por su cortesía, por su corazón: el señor Granberg. Sumérgete en la melancolía de “Dizzy Jonsson & The Rovers” y entenderás la razón.

Rafa Robledo

Fragmentos de la noche bilbaina recogidos en el video compartido por Hellsingland Underground en sus redes sociales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s