minientrada Delta Moon: Nuestra música refleja nuestras vidas. GR76


Si bien antes la música de Delta Moon suscitaba nuestro interés, después de charlar unos minutos con Mark Johnson y Tom Gray (ambos guitarristas y fundadores de la banda), podríamos decir que nos han ganado definitivamente por su simpatía y su cordialidad. Unidos desde principios de siglo, nuestros protagonistas procedían de diferentes conjuntos con suerte dispar hasta que la casualidad y su amor por el blues les muestra un nuevo camino a seguir. Nace Delta Moon, alianza donde asocian conceptos y cuyo nombre proviene de la experiencia personal de Mark Johnson visitando la cabaña de Muddy Waters cerca de Clarksdale, Mississippi. Anécdota que en cierta medida nos recuerda el origen del primer elepé de cuatro amigos de Ibizzissippi defensores también de los doce compases, los profundos sonidos y cruces de caminos, el bottleneck, el vudú, el mojo, el boogie o el salvaje rock n’ roll. Alusiones e ilusiones al margen, la banda comienza a tener cierta repercusión en su Georgia natal (en realidad proceden de Ohio y Washington DC respectivamente), logra premios como el International Blues Challenge y participa en diversos festivales de blues, graba discos tanto en estudio como en directo, reemplaza integrantes de la banda, ofrece conciertos que son bien valorados en USA, gira alrededor del mundo, y hasta el día de hoy sigue manteniendo vivo el espíritu del blues como así lo atestigua “Cabbage Town” (Jumping Jack Records 2017), último álbum hasta la fecha de Delta Moon. De todo ello nos hablan a continuación Mark y Tom.

Gracias por atendernos chicos. Tras quince años editando discos y viajando, ¿cómo os encontráis en este momento?
Mark Johnson: Muy bien, gracias. Creo que la banda está atravesando un muy buen momento, dado que últimamente los números así lo dicen. Conciertos, viajes, merchandising… No nos podemos quejar del año pasado y nuestro objetivo es al menos conseguir un 2018 similar.

20479748_1494593230579200_36715222702808389_nSi algo caracteriza al sonido de Delta Moon es la compenetración de las dos guitarras. Imaginamos que habrá trabajo y compañerismo a partes iguales…
Mark: Keith Richards lo llamaba antiguo arte de tejer (risas), que es fundamentalmente lo que nos gusta e intentamos hacer. Una de las razones que nos llevan a escribir música. Cada uno aporta por bien del grupo y realizamos un trabajo conjunto de guitarras enlazadas, independientemente de la rítmica o solista. Intentamos funcionar como lo hicieron Peter Green y Danny Kirwan en Fleetwood Mac, donde en ocasiones resulta complicado saber quién lleva la carga solista o se encarga de la faceta rítmica (risas).
Tom Gray: Mucha gente denomina eso duelo de guitarra, pero creo que deberíamos eliminar ese concepto competitivo, pues todo se basa en la conexión. La buena música surge a menudo cuando escuchas y entiendes a tu compañero. Por eso tratamos de escucharnos, exploramos y es entonces cuando puedes obtener ese sonido que buscabas. Cuanto más tocamos más descubrimos, y eso es algo indescriptible en ocasiones. Tan grande como cualquiera de nosotros.

El blues. Un dulce veneno difícil de abandonar una vez golpea tu corazón. ¿Recuerdas cómo llegó a ti?
Mark: A través del rock and roll, como todos los niños blancos en los EE. UU. nacidos en la década de los sesenta. Cuando era un adolescente y escuché por ejemplo “Red House” de Jimi Hendrix o “You Gotta Move” de los Stones no sabía que en realidad eso era blues. Tan solo sé que me apasionaba, fui curioseando y cuanto más lo haces te percatas que parte de un mismo origen. Más tarde descubrí a Fred McDowell, Blind Willie Johnson, Albert King… ¡Y todos los grandes del blues!
Tom: Por mi parte yo empecé en la adolescencia tocando el piano, porque teníamos uno en nuestra casa. Me fijé en los viejos discos de Chuck Berry y comprobé que con el piano podía lograr su sonido, así que seguí aprendiendo hasta saber que era un estilo boogie-woogie. De hecho, gran parte de la música y sus licks de guitarra boogie-woogie provienen del piano. Pete Johnson tocaba básicamente “Johnny B. Goode” al piano en la década de los treinta, y seguí indagando esa década y la de los cuarenta hasta toparme con grandes pianistas y guitarristas. Ensayé con los dos instrumentos. Por aquella época ya era habitual de tiendas de segunda mano y casas de empeño buscando viejas grabaciones de 78 RPM. Así es como descubrí a Muddy Waters y el slide guitar (risas).

Vuestra música es inspiradora, se basa en la naturalidad y profundidad de los doce compases, en el espíritu del rock and roll y los contrastes de pasado y presente… Centrándonos en el aspecto musical, ¿cómo ves el futuro…? Aunque si quieres hablar de la situación política o social, somos todo oídos.
Mark: Muchas gracias. Aprovechamos todas nuestras experiencias musicales, siendo el blues y el rock sureño nuestra base musical. Simplemente hacemos nuestra música, con nuestro propio sonido característico. Refleja nuestras vidas. En cuanto a ese futuro… ¡Ojalá el número de seguidores siga creciendo…! Y sobre la situación política actual en Estados Unidos… ¡Es un desastre! Por lo que a mí respecta, mis amigos y familiares, estamos avergonzados, un poco asustados, muy disgustados pero en su mayoría estamos decididos a ser parte de la resistencia. También me siento muy esperanzado en que se avecinen cambios positivos, ya que muchas personas nuevas, especialmente mujeres, se están involucrando en el proceso político, lo cual me hace ser optimista sobre el futuro.

12998333_10153908098121273_8269380262416042068_oSin canciones no hay discos, sin discos no hay conciertos, sin conciertos no hay posibilidad de más canciones… En esa espiral, ¿qué papel tienen las canciones de Delta Moon? ¿Seguís alguna norma a la hora de componer?
Mark: Tratamos de mantener el espíritu del directo cuando estamos grabando para que las canciones puedan crecer de forma natural, aunque tengamos algunas que no funcionan en vivo (risas)… De todas formas yo seguiré defendiendo que una buena canción siempre será una buena canción (risas).
Tom: Hubo un tiempo en el que pensé que, dado que nos llamaban banda de blues, tenía que escribir letras que fueran blues. Pero después me di cuenta de que era un camino erróneo. Lo mejor es escribir canciones que sean honestas, siendo honesto con la música y las palabras. En cuanto a lo que Mark acaba de decir, creo que muchas canciones funcionan bien cuando estás en una multitud por la noche, pero otras canciones te conmoverán cuando estés tú solo por la mañana (risas). Es cuestión de prioridades. Es importante tener ambas.

¿Y a la hora de grabar? Parece como si grabarais en directo, con pocas tomas…
Mark: Como hemos dicho, nos gusta obtener el espíritu del directo tanto como sea posible. Personalmente creo que mi contribución es mayor junto la banda, en vivo, y llegado el caso de un overdub, lo mejor es hacerlo inmediatamente después de la toma (risas).
Tom: También prefiero hacer las cosas en vivo, pero siempre estoy listo para repetir. Cualquier forma en que podamos obtener el sonido pretendido está bien, siempre y cuando lo obtengamos (risas).

¿Alguno de vuestros discos tiene alguna connotación especial para vosotros? ¿Y alguna canción?
Mark: Bueno, de los últimos cinco discos, “Cabbage Town” y “Clear Blue Flame” fueron muy divertidos porque todo fue sencillo. Para mí hacer “Hellbound Train” fue un poco laborioso porque me ocupaba de la guitarra, la ingeniería y al mismo tiempo aprendía a utilizar el software de grabación Logic de Apple (risas)… ¡Ahora sé manejarlo mejor! De todas maneras, adoro ese álbum.
Tom: Cada canción tiene una connotación especial para mí. Cuando las escucho, es como mirar un álbum de fotografías de diferentes momentos de mi vida. ¿Cómo puedo decir que me gusta una más que otra? Algunas imágenes pueden incluso ser borrosas o tener una composición pobre, pero puedo recordar a la gente y el momento con cariño, por lo que esas imágenes estarían entre mis favoritas. Para mí, las canciones grabadas suelen ser así.

Tenemos entendido que en vuestros inicios la voz de Delta Moon era femenina. ¿Ha habido muchos más cambios en vuestra trayectoria?
Mark: Ha habido bastantes grandes bateristas. ¡Afortunadamente hemos contado con grandes tipos! (risas)
Tom: Sí, en los primeros días de Delta Moon contábamos con una cantante, pero en realidad ella se hacía cargo de un tercio de las canciones, yo cantaba otro tercio y el restante eran dúos. Así que podríamos decir que yo cantaba desde el principio, y cuando ella decidió dejar la banda pensamos que teníamos que conseguir otra. La cosa no funcionó, y como queríamos seguir adelante tuve que mejorar mi técnica para ser su cantante principal.

24852099_10155579145731273_1924272471368104345_nTom, sabemos que en un momento determinado debiste mirar a lo ojos al jodido cáncer que has logrado vencer, lo cual nos alegra. ¿Cómo recibiste esa noticia? ¿Qué podrías aconsejar a las personas que pasan por esa situación?
Gracias. Creo que cualquiera que se enfrente a esa noticia tiene que ser fuerte e intentar vencerlo por sí mismo. Nunca me he sentido más solo que cuando el médico me dijo que tenía cáncer… Pero, por supuesto, no estaba solo. Mi familia fue maravillosa, fue mi gran apoyo, y en ese momento me vino a la mente la imagen de un tío que había muerto de cáncer unos años antes. Sin quererlo me transmitió su fortaleza y aprendí mucho de él. Me sorprendió incluso cuando sabía que no había esperanza, soportaba la enfermedad con un gran sentido del humor y dignidad, siguió peleando y sonriendo todo lo que pudo. Fue un ejemplo de pundonor, me enseñó a luchar por vivir…

¿Qué te aportó la música en esos momentos?
Después de una primera operación de emergencia estuve en el hospital durante semanas, sin comer, y tumbado en la cama alimentádome como un vampiro sólo con suero por vía intravenosa. Mark me trajo un pequeño reproductor de MP3 cargado de viejos álbumes de Staple Singers, que sabía que me encantaba. Esa música fue un alivio, al igual que Tom Waits, me ayudaron a superar muchos momentos difíciles. Sin duda tuvo un efecto muy beneficioso. Cuando finalmente llegó mi primera comida sólida, una pequeña porción alimonada de Jell-O, me puse la bata y me senté en una silla ante la mesilla. ¡Odiaba la cama! En ese momento coloqué el reprodutor en la mesa, cerca del plato, busqué “Lowdown” de Tom Waits… Inmediatamente subí el volumen. Mi primer bocado, aunque fuese gelatina… ¡Me supo a gloria! ¡Rock and roll…! ¡Estaba comiendo…! ¡Iba a vivir! Fue uno de los mejores momentos de mi vida.

Desde vuestra primera visita a España habéis vuelto a menudo y participado en festivales. ¿Se aprecia diferencia de público entre conciertos propios y festivales?
Mark: Bueno, seguramente el público español sea uno de nuestros favoritos. La gente es y se muestra entusiasta en las actuaciones, y tal vez esa sea la razón fundamental de que volvamos, ya que se traza un vínculo especial basado en el respeto y en la pasión por el blues y el rock and roll. La interacción con el público es lo que amamos cuando tocamos en vivo, y el público español comprende rápidamente el mensaje: OK, ¡hagamos una fiesta! (risas)
Tom: Absolutamente de acuerdo con lo que dice Mark. Ya sea en pequeños clubes o grandes festivales, nos encanta el público español.

26991675_938547779637365_2447746508787084639_n¿Cómo es un directo de Delta Moon? Lo preguntamos porque en febrero volvéis con 11 fechas cerradas…
Mark: ¡Estamos muy entusiasmados con la nueva gira que está a punto de comenzar! El directo es simple. Damos el 100% en el mismo show. Si vienes a un show de Delta Moon, te lo pasarás muy bien.

Cabbage Town, vuestro último disco, es del año pasado, y teniendo en cuenta que vuestra frecuencia a la hora de grabar es prácticamente de dos años, ¿hay planes para el año que viene?
Mark: Si todo marcha según lo esperado, tendremos nuevo disco durante este verano. ¡Ahora mismo estamos en el estudio hablando con vosotros!

Gracias de nuevo chicos, nos veremos en el camino.

15 de febrero, Zaragoza, Rock & Blues Café
16 de febrero, Barcelona, Rocksound BCN
17 de febrero, Monzón, Auditorio San Francisco
18 de febrero, Santander, El Almacén de Little Bobby
19 de febrero, Sevilla, SALA X
20 de febrero, Granada, Sala Planta Baja
21 de febrero, Béjar, LA ALQUITARA
22 de febrero, Cangas, Salason Cangas
23 de febrero, A Coruña, Garufa Club
24 de febrero, Avilés, Factoría Cultural Avilés
25 de febrero, Aldeamayor de San Martín, Valladolid, Rte. Sidreria El Zagal de San Martín

En sus conciertos es fácil que puedas encontrar cosas así:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s