minientrada La lucha de The Soulbreaker Company. GR76


12919696_10154115981349644_3913448241858834622_nDiez años bregando, batallando, lidiando con las adversidades, contra los fantasmas interiores y los que por desgracia habitan en la realidad. Una década de búsquedas, persiguiendo musas, huyendo de convencionalismos, galopando como caballos salvajes por prados silvestres. Diez años de entrega, diez años de lucha. Un título inmejorable para definir un camino por el que los gasteiztarras The Soulbreaker Company han ido depositando pistas de su ingenio y sentimiento en forma de discos, y por lo escuchado de “La Lucha” (2016 Alone Records), la profundidad de sus composiciones, sus líricas armonías y medidas melodías siguen presentes desde el arranque sinfónico de un “Through The Light” estimulante, preludio de las altas temperaturas que alcanza “Black Wool Yarn”, un desarrollo marca de la casa donde la particular voz de Jony calma las tempestades producidas por bravos patrones instrumentales. Una banda que se esfuerza en registrar trabajos compactos donde todo tiene sentido y los sentidos tienen su vital importancia, donde la vista es tan importante como el oído y la jerarquía del gusto es proporcional al tacto y el olfato cuando el sosiego y la pasión se funden en un sentido abrazo con “They Call This Life”, una epopeya que transporta a un onírico nirvana, un deseo, una ambición.

Reunidas una serie de composiciones que requerían un tratamiento acorde, viajan hasta Bristol para esculpir su nueva obra en Toy Box Studios a finales del 2015, y más tarde vuelan a California para dejarla pulida en los estudios Louder. Una metódica labor para dar formato a una nueva apuesta donde los sonidos, atmósferas y estructuras deberían seguir las pautas fijadas en el punto de inflexión que supuso el extraordinario, totémico y tántrico “Itaca” (2010 Alone Records). Las progresivas y envolventes líneas de los teclados anuncian la canción que da título al disco cuando la epidermis hace el resto, uniéndose a unas guitarras quiméricas, sintiendo la excelsa pulsión que provoca su trepidante ritmo ligado de inmediato al romanticismo de un eco turbador (“Blue Emerald True Lovers”) que obliga mirar dentro y fuera, recordar, meditar… Sin rebasar la mitad del disco, las sensaciones producidas no son más que síntomas de una formación de excelente nivel conceptual (“For Those Who Died In Vain”) y evolución instrumental (“Albertiaren malkoak”), tiernos cuando la nostalgia llama a la puerta (“Too Late Or Too Son”) o rotundos con el psicodélico wah-wah en “The Kid Out Of His Land”, la pieza que completa un enfático rompecabezas pleno en agudeza musical. Un adiós coral, dogmático, instigador. La lucha continúa.

Rafa Robledo

THE SOULBREAKER COMPANY LINKS
Bandcamp | Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s