minientrada Tyler Bryant & The Shakedown: Humildad, profesionalidad y mucha electricidad. GR76


Tyler Bryant & The Shakedown live at Sala Moon (S. de Compostela 08.05.2016)

DSC_8607

Domingo 8 de mayo. A pesar de las inclemencias del tiempo y de la desorbitada tarifa de autopista que tenemos en Galicia, no dudamos un instante en tirarnos al asfalto y hacer ese trayecto que separa Vigo de Santiago de Compostela, lugar donde esa noche tocaría por primera vez en España un viejo conocido dentro del universo GravelRoad76. Tyler Bryant es uno de esos chicos prodigio que con la temprana edad de 6 años ya tocaba la guitarra y que con apenas 17 años se trasladaba a Nashville para comenzar su carrera musical, esa que nacería con una base más que sólida gracias a “Wild Child”, su primer disco y sobre el cual gira toda su música actual.

Santiago presentaba un día gris, y a pesar de estar en plenas fiestas locales, no se apreciaba un gran bullicio de gentes por las calles. Incluso a los pies de su catedral apenas podías apreciar la presencia de unos cuantos peregrinos felices de haber llegado a su destino y algún que otro transeúnte cruzando en dirección al recinto de fiestas. Todo ello nos presagiaba que el concierto tendría muy poca repercusión, pero nuestros malos presagios no serían tan evidentes y finalmente la banda sería arropada por unas decenas de amantes incondicionales del buen rock&roll.DSC_8606
Sí es cierto, no podemos engañar a nadie. Entramos en la sala con el concierto iniciado, pero sin duda lo hicimos en el momento preciso, como si se tratara de un mensaje subliminal, nada más encontrarnos frente a frente con ellos comenzaba “House On Fire” y desde ahí en adelante os puedo asegurar que Tyler y sus compañeros incendiaron la sala Moon.
Solamente tenemos elogios para unos chavales que 24 horas antes se encontraban en Lisboa compartiendo escenario con AC/DC. No me imagino a ninguna banda nacional haciendo lo de estos chavales, estar ante miles de personas y de repente pillarse la furgoneta para hacer unos cuantos centenares de kilómetros y tocar ante un puñado de amantes del rock en una sala pequeña y además darlo todo sobre el escenario. Porque os aseguro que a pesar del cansancio reflejado en sus rostros, los cuatro músicos hicieron todo lo posible para que esa noche todos nosotros termDSC_8619ináramos con una cara de asombro al finalizar un concierto cargado de instantes de blues añejo, donde Tyler y su drobo hicieron las delicias de aquellos que somos un poco más puritanos. Momentos más hard rockeros donde Graham Whitford acompañaba de modo magistral a las seis cuerdas e incluso en él descargaba parte de su responsabilidad el propio Tyler, momentos en los cuales este aprovechaba para tomar una bocanada de aire fresco.

El concierto desde un inicio fue como estar en medio de una tempestad. Prácticamente no tuvimos tiempo para cerrar los ojos entre tema y tema, y en caso de que se nos ocurriera hacerlo ahí estaba Caleb Crosby para que los volviéramos a abrir y siguiéramos sus pasos entre medio del público mientras aporreaba el tambor como si no hubiera un mañana, un ritmo que seguía Tyler con suculentos solos de guitarra.

DSC_8566

Sus nuevos temas suenan más potentes y oscuros que los de su primer álbum, donde reinaba más el hard blues. Al contrario que su buen amigo Jared James Nichols, Tyler Bryant está adentrándose cada día más en el Hard Rock e incluso en el grunge, posiblemente a causa de la influencia de Graham Whitford (hijo de Brad Whitford, de Aerosmith) , la cual es más que evidente en el modo que la banda tiene de afrontar cada canción en directo. Incluso los temas más antiguos como “Lipstick”, “Downtown Tonight” “House That Jack Built” sonaban mucho más eléctricos y potentes, siendo de algún modo absorbidos por ese nuevo camino que ha tomado la banda. Así que, salvo que fueras conocedor del pasado de la banda, no podrías diferenciar entre sus viejas canciones y las nuevas, ya que tanto las anteriormente nombradas como “Loaded Dice”, “Stitch It Up”, “Aftershock”… parecían haber sido paridas en el mismo periodo de creación.DSC_8622

Aparte de destacar cada uno de esos solos de guitarra de Tyler así como sus duelos sonoros
junto a Graham, los instantes donde tanto Tyler armado con alguna de sus Fender y Caleb con su tambor se entremezclaban en el público haciéndolos partícipes de su locura. Creo que el gran momento de la noche fue cuando tras su primer bis volvieron al escenario y nos ofrecieron esa suculenta “Last One Leaving”, tema que sería acompañado a los coros por las decenas de gargantas allí presentes, esas que tras terminar el último acorde seguían gritando sin cesar hasta que por última vez los cuatro chicos saldrían nuevamente al escenario para agradecernos y seguir con sus instrumentos el ritmo marcado por un público que a esas alturas estaba en verdadero trance eléctrico.
Repito mi pregunta: ¿Cuántas bandas siendo teloneras de AC/DC se bajarían de sus altares para hacer un bolo como el que hicieron estos chicos? Solamente por eso tendríamos que estar eternamente agradecidos. Estos chavales fueron un ejemplo de humildad, y además de mucha profesionalidad, porque hacer que esa sala sonara como sonó esa noche, está al alcance de muy pocos. Seguro que Tyler Bryant y sus Shakedown no pasarán desapercibidos, y sí darán mucho de qué hablar. Los que esa noche estuvimos a sus pies en la Sala Moon, fuimos de algún modo unos privilegiados y el tiempo nos dará o nos quitará la razón.

Galys

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s