Rabas y txakoli con The Soul Jacket | GR76


Domingo 13 de marzo de 2016 en Satélite T, Bilbao

Las mañanas dominicales suelen tener un sabor especial, un aroma que les caracteriza. Las rabas. Un olor entre exquisita fritanga e irresistible fragancia acompañada de txakoli, sidra o marianitos y la inmejorable compañía de amigos. De cuando en cuando esa ruta entre bares, calamares y amistades nos depara grandes satisfacciones, refuerza el espíritu, recarga la mente, y nos reporta el plus necesario para acabar la semana y afrontar la siguiente. De cuando en cuando se centra en Satelite T, donde tienen a bien amenizar esas matinales con todo lo anterior y algo de rock ‘n’ roll, que no es poco, sabiendo la dificultad que entraña el desafío, conociendo el tópico de aves nocturnas, lobos que aúllan a la luna o fanáticos de la oscuridad. Afirmaciones sin sentido, fatuas reflexiones rebatidas en sesiones eléctricas, acústicas, masivas, intensas y continuadas que esperemos prosigan y afiancen una rica oferta emprendida por el local deustutarra, un lugar a orillas de la ría que recibía unos invitados provenientes de la orilla del Miño o tal vez del Missisippi. Conociendo las preferencias de The Soul Jacket por los sonidos que brotan de las tierras de Alabama, flota en los pantanos de Lousiana o gravita en el espacio de cualquier “Savannah” del sur, debíamos acudir. Debíamos palidecer con una obertura instrumental balsámica y atrayente, como atestiguaron los primeros movimientos de cabeza entre timoratos y chulescos. Minutos antes habíamos llegado al local donde ajustaban con premura los aparatos, pues venían de un viaje relámpago de Zaragoza tras aparecer un día antes por las calles de Barakaldo, así que sus rostros evidenciaban el cansancio acumulado, pero son tipos raciales y obstinados. Aventurados y precisos. Agradecidos.

22769587_1526432790757056_8604959252921558742_o

Varios inconvenientes en el camino habían imposibilitado su presencia en Bilbao tras acompañar a unos perros ovejeros canadienses años atrás, y al fin, con el paréntesis ya mencionado de Barakaldo, se nos brindaba la oportunidad tantas veces perseguida. Una vez concluida la toma de contacto aparece Toño en escena con “Moonshine Whisky Rye” y las guitarras de Jorge y Guillermo comienzan a carburar, enmarcando unos diálogos que no desistirían hasta finalizar, sustentando un imaginario de notas y estrofas consistente y revelador. Enfocando sus melodías y armonías en la trascendencia de los sueños, en la inmensidad que despierta la suite “Brothers” en un primer y segundo entreacto en los que recuerdan el éxodo masivo y barbarie  por la que atraviesan unos afectando a todos, porque somos humanos y deberíamos ser hermanos, porque somos emigrantes, y nos emocionamos con la carga espiritual que desprende “Neighbor Neighbor”, porque somos vecinos de un mismo arrabal planetario, traidor y embriagador que en ocasiones muestra los vastos caminos hacia el vacío, caso de la excelsa “Gunpowder Valley”. Suspiramos, apreciamos, y hasta adivinamos ciertos códigos. Percibimos compromiso y brindamos, pues exprimimos el hamaiketako con una banda que alberga en sus composiciones gran capacidad de abstracción en cualquiera de sus arrebatos de pulcra negritud o moldes progresivos, demuestra en el bis a bis una permanente sensación de inmediatez transitoria y se entrega a su música, su pasión y hasta sus musas. Esas que aparecen, te acarician el alma mientras los chasquidos y voces del personal sostienen una “Flamingos” sugestiva y coral, amable y bailable, o inmediatamente te arrean un sopapo cuando aquellos movimientos de sienes cuasi acomplejados pululan abiertamente en la amplitud atmosférica de “Sleeping Bag Boogie”, incrementando el desarrollo con ritmos contagiosos y alentadores espacios mantenidos por la columna vertebral: Mauro y su reluciente batería, Jann marcando el compás y las envolventes teclas de Xavier, un tridente tan fundamental como otra reflexiva epopeya fuertemente ovacionada. El comienzo de un álbum que no cansamos en reproducir y recomendar sería el final. Su meta, su señal. “People”, soledad y compañía. Paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s