The Renegados: “Desde el Agujero” | GR76


Hoy era (y es) la fecha anunciada para la salida del nuevo material del cuarteto The Renegados. Hoy era (y es) la fecha en la que se descubrirían las canciones que componen “Desde el Agujero”, si bien conocíamos parte de su interior y parte de los propósitos de los chicos con este nuevo trabajo. Indudablemente, no parar. Seguir disfrutando, seguir metiendo caña. Seguir en la pelea, seguir en la viciosa espiral del rock and roll, seguir enchufando los amplis, rompiendo cuerdas y astillando baquetas, seguir pidiendo a la peña un poquito más… Bueno, en este punto nos hemos venido parriba, porque seguimos hibernando cual plantígrados, sumidos en una especie de ingravidez psíquica y física que habríamos dudado soportar con anterioridad. A todos los niveles y en todos los niveles de esta asociable sociedad. La música no iba a ser menos, y el entorno musical en toda su extensión está sintiendo la potente presión de una caída libre sobre el infinito, profundo y solitario océano como límite, que no deja de ser una triste confirmación de los continuos tropiezos padecidos desde finales del siglo pasado.

Así que no concentremos las iras en este último par de años que han sido traumáticos, sí, pero no por ello los únicos causantes de una situación que incita a mirar a otro lado o a esconder la cabeza en un agujero como avestruces. Bien mirado, quizá el título “Desde el Agujero” sirva como alegoría escenificando algunas de estas sensaciones, si bien su elección más probable sea porque está realizado en su refugio, la cueva donde comparten ideas y queman endorfinas tras la dura jornada laboral, su galería subterránea aderezada con efigies, mandalas y tapices, su santo sanctórum, su espacio de evasión. Y ahí, en el local de ensayo como coloquialmente se conoce, grabaron las canciones que conforman la segunda tentativa compartida a través de las plataformas digitales. De forma artesanal. Sin trucos ni montajes. Una toma, seis en total. Como anticiparan tiempo atrás, tres originales y tres versiones de otros tantos artistas fetiche de Mick McGuire (voz principal y guitarrista), Hal Marston (guitarrista), Dave Duffy (bajista y corista) y Charlie Adler (baterista) como son Humble Pie (“30 Days In A Hole”), Molly Hatchet (“Jugando con el Desastre”, adaptación de “Flirtin’ With Disaster”) o Ted Nugent (“Just What The Doctor Ordered”), ejemplos palpables de su predisposición hacia el classic rock, las célebres twin guitars que explotan con gran acierto, la vieja armada británica, el candente rock americano… En fin, un batiburrillo de ecos y referencias que ha guiado sus caminos por separado y cierto día les situó en el mismo tren.

Podrían haber sido más de seis, puesto que durante este periodo de flechas y rejas han encadenado una serie de grabaciones desde su coto privado, unas para matar el gusanillo, otras para mostrar sus respetos y admiración a tantas proles, otras para colaborar con amigos o para que otros amigos colaboren con ellos, algo que se puede comprobar en la adaptación de los floridenses donde Gonzalo Portugal aporta una Gibson más al tridente guitarrero, o en otros videoclips que sin pertenecer a “Desde el Agujero” se grabaron en idénticas circunstancias como “Emerald” de Thin Lizzy en la que el titular de la batería es Wild Arny. La cosa era estar activos, establecer pautas y diseñar padrones para mantener la cabeza despejada, pues ese es uno de los efectos colaterales de este sufrimiento. En ese círculo concéntrico entra de lleno y con salvoconducto garantizado “Barro y Orgullo”, una de las originales introducidas en este trabajo que evidentemente habla de orgullo, de grilletes, vanidades y tensiones de ambivalente interpretación. Puede que esa ambigüedad sea el sentido que han querido imprimir a esta canción de fluido compás, excitante apariencia y distintivos elementos como las coordinadas guitarras, los uniformes tambores y una contagiosa línea de bajo inconscientemente repicada a pesar del posible desconocimiento de las cuatro cuerdas. Y completando la entrega, “Quedándome sin Tiempo” y “Empúñalo”, dos títulos de semejante intención y opuesta aparición, ya que el primero es un déjà vu apuntalado por el sensual y escurridizo bottleneck mientras el segundo es una patente reciente que consolida el carácter combativo de este nuevo envite que no sabemos si será editado en forma y formato, pero algo nos dice que sí. Algo nos dice que, pese a las adversidades, pese a las ajustadas finanzas y los puñales insospechados verán “Desde el Agujero” en establecimientos y extensiones digitales, porque en tareas de producción anda enredado Iñaki “Uoho” Antón y The Renegados se codean en primera división.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s