“Nowhere Left To Go” es el nuevo disco de la canadiense Layla Zoe | GR76


Buena parte de los discos que vayan apareciendo en los próximos meses van a tener un denominador común y, seguramente, un método de trabajo similar al que Layla Zoe debió utilizar en este decimoquinto trabajo publicado el pasado mes de enero. Las diez canciones que conforman “Nowhere Left To Go” hablan de los sinsabores causados por el maldito varapalo que vivimos, y una de sus múltiples consecuencias ha sido la elaboración de este disco, pues se vio forzada a recurrir a una serie de amigos que por medio de la tecnología, y desde diferentes puntos de la geografía, colaboraron con Firegirl, seudónimo con el que Layla es conocida.

Su felino comportamiento en los escenarios, unido a sus poderosas facultades vocales han sido (y son) su gran baluarte, aupándole a figurar en puestos de vanguardia de acreditados festivales del firmamento blues. Entre América y Europa ha paseado su música siendo distinguida como la mejor vocalista en los Vancouver Island Music Awards en 2007 y nueve años más tarde, el European Blues Award en la misma categoría, pudiendo compartir espacio con ilustres del género como John Mayall, Ana Popovic, Jeff Healey, Susan Tedeschi o Henrik Freischlader, con quien grabaría tres discos en su propio sello. Además, viendo que su música cuajaba más en Europa, fijó durante un tiempo su residencia en Bremen, y cuando todo apuntaba a tener un final de década cargado de actuaciones, llegó el tsunami. Fue entonces cuando Layla comenzó a escribir canciones que hablaban de rabia, esperanza, desolación, confianza, angustia o amo, y al ver la imposibilidad de grabar con su banda habitual utiliza su agenda personal, retoca esos bocetos originales con puntuales ayudas… Y en enero aparece “Nowhere Left To Go”, un ejemplar de armónico soul, carismático blues, vibrante R&B y sugerente rock’n’roll. Desde “Pray”, el salmo inicial, hasta la dedicatoria final “Dear Moma”, pasando por momentos eléctricos como “Don’t Wanna Help Anyone”, tiernos testimonios como “This Love Will Last”, extenuantes movimientos como “Little Boy”, románticos mensajes como “Sometimes We Fight” o feroces aullidos como la titular. Un disco óptimo para sobrellevar la situación.

Músicos:
Layla Zoe: voz y armónica
Bob Fridzema: órgano, piano, wurlitzer
Alastair Greene: guitarra
Dimitri LeBel: guitarra
Guy Smeets: guitarra
James Stephens: fiddle
Gregor Sonnenberg: bajo
Brandi Disterheft: contrabajo
Dirk Sengotta: batería

“Nowhere Left To Go” (Layla Zoe Music)
01.Pray (Layla Zoe, Jackie Venson)
02.Nowhere Left To Go (Layla Zoe, Jackie Venson)
03.Sometimes We Fight (Layla Zoe, Bob Fridzema)
04.Don’t Wanna Help Anyone (Layla Zoe, Alastair Greene)
05.This Love Will Last (Layla Zoe, Dimitri LeBel)
06.Susan (Layla Zoe, Bob Fridzema)
07.Little Boy (Layla Zoe, Guy Smeets)
08.Might Need To Fly (Layla Zoe, Guy Smeets)
09.Lies (Layla Zoe, Brandi Disterheft)
10.Dear Mom (Layla Zoe, Suzie Vinnick)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s