The BuzzDealers: “Blooming” | GR76


Dada su praxis y su procedencia podría parecer que The BuzzDealers fueran de la ciudad del estado americano de Georgia, pero no, son vecinos de la necrópolis helena. Vamos, que son de Atenas, y se presentan en sociedad con un refrescante debut en el que la fusión de registros probablemente sea su médula espinal. Distorsiones, decibelios, remolinos psicodélicos, iracundos fragmentos e incandescentes guitarras son parte de un abecedario administrado con gracejo y cierta insolencia, lo cual denota su descaro y compromiso. Hace escasas semanas supimos de la edición de “Blooming”, un disco que algunos (buenos) amigos aconsejaban no perdiéramos la pista, y así lo hicimos, si bien nuestra particular diagnosis viene un poco retrasada por motivos de tiempo. Hemos de fraccionar las horas (como todo mortal), y hay días que transitan al galope en vez de caminar mientras otros en los que deberías acelerar, deambulas cual ánima en pena. Hay días aciagos y productivos instantes de desconexión, y afortunadamente, sigue habiendo y se sigue haciendo rock’n’roll. Con matices, siempre con las arbitrarias particularidades o imaginarias naturalezas que fuerzan a encorsetar algo tan heterogéneo como el rock’n’roll, una expresión universal que indudablemente se alimenta de esas escenas, géneros o movimientos que son pilares básicos en su crecimiento. Hablando de, estos griegos van a progresar casi con toda seguridad, porque el contenido de este elepé que han grabado se antoja como estupendo punto de partida, y el comienzo de una prometedora andadura, aunque sea muy arriesgado vaticinar.

Sin ir más lejos, ¿quién nos iba a decir que ávidos estaríamos de rock’n’roll en directo? ¿Quién nos iba a decir que el mundo del espectáculo vegetaría de esta manera? Si la distribución y venta de material discográfico estaba atravesando un tenebroso desfiladero, el aplazamiento y suspensión de eventos de menor o mayor envergadura en todo el planeta ha traído consigo el caos a todo aquello que rodea al mundo no solo cultural, sino social, y en esta áspera tesitura hemos podido escuchar unas cuantas novedades de otras tantas formaciones que estarían prestas y dispuestas en mostrar en directo esas nuevas canciones. Entre ellas, The BuzzDealers, quienes además añaden la incógnita del estreno de un cuarteto con cinco años a sus espaldas mostrando su amplio radio de acción gracias una serie de sensuales estructuras como “Pretty Maze”, pieza que, con una refinada trompeta y una elegante melodía seduce cerrando este círculo vicioso de impactos y vibraciones inaugurado minutos antes con “Like An Old Song”, apabullante ritmo entre el fuzz, el funk y el buzz que precisa de la absorta colaboración del oyente, ya sea con pélvicos movimientos o éxtasis temporales. Varios nombres vienen a la cabeza para esbozar el proceder de un conjunto de extraordinario esmero colectivo pese a su anómala estructura como la formada por Zannis Psilopoulos (vocalista), Alex Argyros (guitarrista), Apostolis Kyteas (guitarrista) y Thanasis Georgakis (baterista); pero seguramente seríamos injustos con su propia idiosincrasia, ya que aglutinan una rica amalgama de fundamentos y crujientes melodías como “Electrocution”, donde a base de espasmódicas corrientes e impulsados por las incombustibles cuerdas, establecen un placentero encuentro con percusiones tribales y souleros sedimentos que a renglón seguido revierten esquizofrénicos con el poder del estremecimiento underground “Sweaty Moves”. Tan vasto como el pop, tan fructífero como el blues, tan robusto como el rock o tan visceral como el punk, simboliza un versátil peyote sónico. Esclarece la audacia creativa de estos muchachos que apabullan. Se han pateado en estos años los garitos de su entorno consiguiendo una importante troupe de fieles, han compartido escenario con compatriotas (sí, los hay) de todo pelaje, y estaban preparados para patear culos por Europa, sin embargo… Podríamos decir que el lanzamiento no se ha dado en las circunstancias más óptimas para explotar en directo las grandes posibilidades de “Sling”, otro paradójico fandango marca de la casa entre luces discotequeras y ecos subterráneos, o para observar los bellos atardeceres mediterráneos de “So Divine”, el receso para la hidratación y el romanticismo de un disco fabricado para sudar y vibrar con las sacudidas de “Who’s Gonna Save My Roll”, las voluptuosas siluetas de “Sex Me” o con las altas temperaturas de “Hypersonic Jaunt”, pinceladas groovies para una canción que remite a apasionados dominios de concordia espiritual entre desiertos y acantilados. The BuzzDealers, una floreciente candidatura, un zumbido original.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s