minientrada Festival Cultura Quente 2016… Una regresión al pasado. GR76


Crónica festival Cultura Quente 2016 (Caldas De Reis)13555589_10208050370075927_646445436_o (1)

En cuanto entras en la  Carballeira de Caldas, aquellos que vivimos a finales de los 90 las primeras ediciones del festival Cultura Quente, sufrimos una inmersión en infinidad de recuerdos del pasado. Imposible no acordarse de esos  viajes hasta esta localidad en bus o en el coche de algún afortunado amigo con carnet, las acampadas libres entre los maizales de los vecinos, los chapuzones en el río para apaciguar los efectos de la resaca, las interminables noches de fiesta tras una buena dosis de música e directo y algún que otro trago de más, el reencuentro con amigos de otras partes de Galicia…

En esta nueva edición el festival retorna de sus cenizas con ganas de consolidarse y seguir en pie de guerra a pesar del paso del tiempo. Con un cartel donde siguen apostando por bandas nacionales pero donde tiene cabida también algún nombre importante de la escena internacional, como sería en esta ocasión la presencia de Marky Ramone y Supersuckers.

Como finalmente solo podríamos asistir uno de los días, nos decantamos por el segundo. No vamos a negar que el poder estar frente a Eddie Spaghetti por segunda vez en apenas una semana nos hacía también ilusión.
DSC_0237Nuestra primera dosis de electricidad nos la daría la banda viguesa The Soul Jacket, unos buenos conocidos a los que siempre nos apetece degustar en directo. Ellos siguen presentando las canciones de su último álbum “Black Cotton Limited”, un disco que nos ha enamorado y cuyas canciones cada día materializan mejor en directo. Nos volvieron a sorprender con esas largas y expresivas jams donde aúnan dos o tres temas seguidos. Con “Where is my money” vivimos instantes mágicos donde el sonido de los platillos y del bajo acompañaban de modo sigiloso a la guitarra, hasta que de repente todo volvía a coger fuerza y en conjunto nos arropaban con un tronador sonido. The Soul Jacket son capaces de llevarnos con su música en un paseo entre largas praderas bajo el sol abrasador, hasta que de repente todo se silencia y lo que era un paseo entre praderas se transforma en una carrera a toda velocidad por una carretera desértica mientras la tormenta oscurece  el horizonte. Las guitarras de Guiller y Jorge cada día están más compenetradas y eso se aprecia en cada suculento viaje sonoro a los que consiguen extrapolarnos, como sucede con esas maravillosas “Brother I y II”, donde toda la banda vuelve a darnos  muestras de su madurez y sobre todo su inclinación hacia esos sonidos que en su día crearon los hermanos Allman. Posiblemente en esta parte del mundo muchos no sepan apreciar esta música e incluso esto sea en parte un lastre para  una banda que debería cruzar fronteras. El ejemplo de ello fue que gran parte del público pasó más tiempo entre charlas que pendientes de lo que sucedía frente a sus ojos, miradas que por cierto no podrían reprimir la necesidad de dirigirse hacia el escenario cuando “People” aparecería en acción, como un grito de guerra y atención, en plan… !!Coño, estamos aquí y esto es rock!!

DSC_0255Tras Soul Jacket vendría la remesa de veteranas bandas nacionales. El primero en salir sería un viejo guerrero, conocido como El Drogas, ex componente de los históricos Barricada que comenzaría su show desde la hierba. Mientras el resto de la banda se encontraba sobre el escenario, El Drogas caminaba entre el público cantando y llevando cual flautista de Hamelin a todos los allí presentes tras de sí hacia los pies del escenario (volvería a bajarse del escenario a mitad del concierto para terminar de caldear al público). Sin duda el rock  y la rebeldía sigue corriendo por sus venas, e indiscutiblemente sigue teniendo el carisma de años pasados. Y aunque sus temas propios en un principio no enganchaban mucho a los allí presentes, salvo con su conocida “Frío”, poco a poco haría realidad los deseos de los admiradores de su pasado Barricada. Uno tras otro fueron cayendo, un golpe tras otro, temas como “Todos Mirando”, “Oveja  Negra”… que irían tanteando a cada uno de los que no paraban de gritar sus letras hasta dejarlos literalmente noqueados con uno de los momentos de la noche,  “En Blanco y Negro”. Sin lugar a dudas consiguió hacer enloquecer a los allí presentes y sigue teniendo esa chispa de antaño.

DSC_0344Y si con El Drogas hicimos una regresión en el tiempo a aquellos años de juventud, desmadre y kalimotxo, con Siniestro Total pasaría otro tanto de lo mismo. La banda actual en parte poco tiene que ver con la esencia anarquista de aquellos años, pero a pesar de sus trajes negros y su elegancia escénica,  “Ante Todo Mucha Calma” sigue estando muy presente en sus carnes. Por ejemplo, la guitarra de Soto ha madurado con el tiempo, mientras que en las nuevas canciones las teclas y la armónica le dan un toque atractivo y sutil. Pero estamos ante Siniestro y  antes o después tiene que tirar de bagaje para calentar a sus fans. Si además, aparte de los grandes éxitos cantados por  Julián Hernández le añades a la banda un Oscar Avendaño aporreando el bajo como si no hubiera mañana, toda esa vieja escuela anárquica vuelve a florecer en ellos. “El mundo das vueltas”, “Camino de la cama”, “Bailaré sobre tu tumba”, “Ay Dolores”, “Diga que le debo”... y así de seguido hasta el desmadre total con “Miña terra galega”, “Mario”, “Ayatollah”, “Cuánta puta y y yo qué viejo”, “Quiénes somos…” y  por nombrar algunas de esas “delicadas y sutiles” dosis de ROCK  a la gallega, terminaron por hacer enloquecer a una carballeira donde los cuerpos saltaban cual danza tribal, al grito de: SOMOS SINIESTRO TOTAL!!!!! 

DSC_0402Ilegales. Hablar de ellos es hacerlo de una institución dentro del rock español. Te pueden gustar más o menos, pero son parte de la historia musical de este país, esa historia pasada que una vez más recobró vida sobre un escenario, ese lugar donde Jorge tiene todo el protagonismo y un lugar donde se siente como pez en el agua y terminará siendo el punto de mira de todos los allí presentes. Un Jorge perfectamente arropado por una banda que nos sirvió una buena dosis de ese sonido tan característico marca de la casa, creado en su día en las entrañas de Asturias. Ellos en su día llegaron a encumbrarse como una de las bandas más influyentes dentro del panorama nacional y un claro ejemplo fue el gran número de seguidores que arrastraron hasta Caldas. Esos que no dejaron la oportunidad de corear a la banda hasta hacerlos salir de nuevo para un bis, tras un extenso concierto donde repasaron gran parte de su discografía: “Enamorados de Varsovia”, “Quiero ser millonario”, “Yo soy quien espía”, “Hombre solitario”, “Hola mamoncete”… y así hasta el momento álgido de “Bestia bestia”, donde todo se volvió un poco caliente de más, o la aclamada “Europa a Muerto”, una profecía que se volvería realidad con el famoso Bretix.  Jorge y los chicos tras una hora larga aún tenían ganas de más, pero el festival debería seguir y ciertamente nosotros teníamos ganas de saborear el siguiente plato antes de que la gélida bruma que subía del río se apoderara de nuestros huesos.

DSC_0443Supersuckers era el gran nombre de la noche, pero para nuestro asombro una gran parte del público a esas horas de la madrugada, decidió abandonar el recinto y dejar pasar la oportunidad de ver a unos clásicos y verdaderos currantes del rock americano. Posiblemente el gran error fuera ponerlos como cabezas de cartel, ya que por estos lares en su mayoría siguen siendo unos auténticos desconocidos y quedó claro que muchos venían por Siniestro y los Ilegales. Tanto Eddie como nosotros hubiéramos agradecido que su actuación tuviera lugar a media tarde, ya que hacía apenas  una semana que nos encontráramos con ellos a las mismas horas tardías, en medio de otra madrugada fría y además lluviosa. Sobre su concierto, simplemente decir una cosa: Cuantas nuevas “estrellas” tendrían que aprender de los verdaderos rockeros como Eddie. Clase le sobra, y además en Caldas a  parte de una buena dosis de country y de honky tonk, también nos dieron esa distorsión eléctrica  y esa velocidad que te adentra en su paraíso cow punk, con el cual nos volvimos literalmente locos en un sin fin de bailes y gritos… Fue un concierto sin muchos intermedios, Eddie armado con su guitarra acústica, su clásico gorro de cowboy,  gafas de sol y las llaves del portal de casa colgadas del viejo cinturón que sujetan sus desgastados vaqueros a la cintura,  apenas abrió la boca para dar un par de discursos. Se notaba que tenían ganas de dar un concierto directo y  sin especulaciones. Al contrario que en el Azkena sonaron eléctricos y vivimos grandes instantes de complicidad entre todos los miembros de la banda, momentos donde el cansado rostro de Eddie  se asomaba una grata sonrisa: “Creepy Jackalope Eye”, “Dead In The Water”, “Sail On”... y ese magnífico e inolvidable final con “Pretty Fucked Up” y “Born With a Tail” terminaría encumbrando su concierto como una de las mejores experiencias vividas este 2016. Supersuckers hicieron un gran concierto que pasaría tan fugaz que nos sabría a poco, y eso a pesar de estábamos literalmente muertos y con nuestras gargantas desgarradas.
DSC_0448Antes de despedirme, no podríamos hacerlo sin dar las gracias a la organización, a los de seguridad por su buen trato y ese detallazo que tuvieron con nuestra colaboradora… Pero sobre todo a Eddie y sus compañeros de viaje, porque a sabiendas de su situación personal dieron un bolo que disfrutamos como nunca.  LARGA VIDA AL CULTURAL QUENTE!!!! Y CHA CHA CHAAAA!!!!

Galys

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s