minientrada Crobot y Scorpion Child arrasan la Sala Master (Vigo). GR76


DSC_0254

El pasado 28 de Noviembre nos acercábamos por primera vez a la sala Master de Vigo. Nuestra primera intención era estar con un buen puñado de amigos y conocer el club, aparte de dar soporte a dos bandas americanas de rock duro que visitaban también por primera vez el club y la ciudad en parte gracias a nuestros buenos amigos de Noise On Tour que se traen de gira por la península bandas de este calibre. Especial agradecimiento a la promotora gallega Black Moon Creep que fueron los encargados de organizar el concierto en Vigo. Nosotros en GR76 sabemos lo  que supone la organización de un evento de este calibre  y creo que antes de nada tenemos que alabar todo su esfuerzo y dediación.

Una sala que puede albergar unos 350 asistentes impresiona un poco a los que estamos acostumbrados a estar en locales que como mucho meten la mitad. Incluso te hacen pensar en que si habrá suficiente afluencia a este concierto para que la sensación no sea demasiado desangelada y fría. Paulatinamente los primeros en llegar se acercan lo más próximo al escenario, es entonces cuando miramos hacia atrás y podemos darnos cuenta de que aproximadamente la mitad del alargado club está repleto de cuerpos ataviados con ropas oscuras y largas melenas… está claro que estamos ante un concierto de rock duro, de hard rock y así se refleja en el público asistente, aproximadamente unas 170 almas perdidas en la oscuridad de la Master Club.

Salen al escenario Scorpion Child, la banda de Texas que si no tienes claro su procedencia te lo dejan claro con todas esas banderas del estado americano adornando los teclados y cada amplificador que hay en el stage.

Un breve saludo y nos sueltan “She Sings I Kill”, tema con el cual caldean a un público expectante y en su mayoría desconocedor de lo que podían ofrecerles en directo estos 5 texanos. Ellos caminan constantemente entre el hard rock más clásico y el stoner rock, pero sobre todo vienen con ganas de darlo todo en directo, tienen ganas de darse a conocer y dejar claro que ellos no son unos simples teloneros o unos guarda espaldas y que pueden ser perfectamente unos cabeza de cartel.

Durante su show las caras de las primeras filas eran como de no entender lo que allí estaban viendo. Black (voz) en todo momento se encontraba interactuando con el público e incitándolo a que bailara cada uno de sus temas, aunque no haría falta demasiado esfuerzo, porque con “Kings Highway” ya tenían ganados a los allí presentes.

DSC_0273Christopher Jay a la guitarra y Aaron John a los teclados son para mí junto a Black (voz) son el soporte principal de esta formación. Los tres a su medida tienen todo lo necesario para no pasar desapercibidos, desde la calidad como músicos hasta ese descontrol necesario para volver loco a todo el que se deje atrapar por su fuerza escénica. Paulatinamente los de Texas fueron descargando cada canción que completaba su set list, tenían el tiempo justo y os puedo asegurar que aprovecharon cada instante. Un ejemplo de ello es que apenas dieron un trago a las cervezas que su asistente les ponía a los pies, ya que estas caían una tras otra sobre el escenario al no soportar las vibraciones y alguna patada que otra.

Tocaron muchos temas nuevos y por eso cada vez que sonaban canciones más conocidas pertenecientes a su disco homónimo como: “Liquor”, “The Secret Spot”, … los pocos que conocían a la banda se volvían locos e incluso se podía escuchar a algunos gritar parte del estribillo mientras sacudían las cabezas sin pausa.

El concierto llegaría a su fin con momentos de verdadera fiesta, instantes DSC_0292perfectos para abrir boca a lo que se nos avecinaba a continuación con Crobot. Comienza a sonar “Blind Man’s Shine” y tras ella los primeros acordes de “Poligon Of Eyes”, en ese instante guitarra, bajo y voz deciden bajarse del escenario y ponerse “face to face” con las primeras filas. Siendo este uno de los grandes momentos de la noche, donde los de Texas terminarían consiguiendo atrapar a un público deseoso de buscar una excusa para desmelenarse, y sin duda con Scorpion Child la tuvieron. Aún tengo en mi retina la imagen de los tres músicos en medio del público y a su alrededor todos gritando y sacudiendo sus melenas mientras el batería aporreaba os tambores y el teclado terminaba casi por los suelos. Está claro que Scorpion Child despertaron el interés de todos los allí presentes y así se hizo notar al término de su concierto, tras el cual muchos se agolparon al merchan para hacerse con algún recuerdo de esta banda que dio mucho de que hablar esa noche y que seguro dará mucho de que hablar en el futuro.

Se desaloja prácticamente todo el escenario quedando apenas un par de amplis junto a la batería. Se avecinaba la entrada en acción de unos esperados Crobot, los cuales venían a presentar su más reciente trabajo “Something Supernatural”, además después de cosechar un gran éxito girando con bandas como Anthrax, Clutch, Motorhead..

Hardcore, metal , punk y una base funk a toda pastilla, sin tiempo para respirar, como si tu pie pisara el acelerador quedando bloqueado y fueras a toda velocidad intentando esquivar todo lo que se te interpone en el camino…. así son Crobot. Un banda que te revienta literalmente desde el minuto uno, incluso cuando como en la sala Master los problemas técnicos hacen que la voz no  se escuche o apenas aprecies un murullo en las primeras canciones. Pero ellos no paran, siguen hasta que todo se soluciona finalmente. Un concierto donde la batería soporta heroicamente las embestidas de Paul, mientras Chris consigue que una viejo trozo de madera, una chapa y unas cuerdas suenen como si las almas perdidas gritaran de entre las llamas del infierno y Jake cual araña se enreda con su bajo al cual hace regurgitar un ritmo demoníaco que va poseyendo el alma de Brandon, el cual  incapaz de resistirse al ritmo marcado por sus secuaces, termina retorciéndose cual contorsionista por todos los rincones del escenario.

DSC_0306

Desde el inicio hasta el final inyectan tal energía al público que este se ve obligado a seguirles el ritmo, aunque pronto muchos se darán cuenta que seguirlos es prácticamente imposible. “Skull of Jeronimo”, “Cloud Spiller” ,“Wizards” y “Welcome to Fat City,” fueron algunos de los primeros temas que los de Pensilvania son arrearon directamente a la sien. “La Mano de Lucifer” que es una de las canciones más conocidas de estos cuatro locos, fue uno de los grandes momentos del concierto, justo en ese instante y mientras comenzaba “Nowhere to Hide”, Chris salta desde el escenario sobre la barra lateral de la sala para estupor de los que nos encontrábamos en primera fila, zarandeando su guitarra alrededor de su cuerpo y pasando peligrosamente cerca de alguno de los que allí nos encontrábamos. Es acojonante verlo saltar sobre los amplificadores y haciendo volar su guitarra una y otra vez mientras rasga esas cuerdas a una velocidad indescriptible.

Brandon se acercaba cada vez mas al público , en una sala que a esas alturas era un una bomba de relojería a punto de explotar, cosa que sucedería posteriormente con temas como

“Chupacabra”, “The Necromancer” y un buen número de canciones nuevas como “Ignite” y para mí una de sus mejores “Easy Money”

DSC_0338Fue un gran concierto, que si algo lo define es: PODER y ENERGÍA. Hacía años que no miraba un tornado como ese en un escenario, una banda que nos daría apenas un respiro con esa maravilla llamada “Queen of the Light”, con la cual daban término a una noche de rock duro y descontrol. Aunque tras ella posteriormente volverían a salir al escenario para despedirse definitivamente con una canción cuyo título es perfecto para definir lo que vivimos esa noche, “Fly”. Porque otra cosa no, pero te aseguro que Crobot te hacen volar, tan alto que no tardarás mucho en pensar que en cualquier momento terminarás con tus huesos  rotos sobre el suelo polvoriento, cosa que es factible que suceda. Porque tras el último acorde y apagar lo amplificadores lo único que reinaba en aquella sala era el agotamiento físico, aunque también la felicidad, ya que un concierto  así no se disfruta todos los días.

Scorpion Child y Crobot, dos grandes bandas con un largo y prometedor futuro. Lo único que añoramos algunos fue no poder disfrutar de la presencia sus otros compañeros de viaje en el tour europeo, los galeses  Buffalo Summer. Pero sin duda fue una gran noche de ROCK DURO.

Galys

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s