Un bohemio llamado Tennessee Jet | GR76


Tennessee Jet es el nombre artístico de T.J. McFraland, joven artista caracterizado por el calificativo de one man band, pues es fácil verle actuar tras un bombo que percute mientras canta tocando la guitarra y de cuando en cuando, se cuelga al cuello una armónica. Un oriundo del estado del sur, que alguien pensará, ya que su apelativo lo deja bien clarito, pero nada más lejos de la realidad. Su residencia está en Nashville, sí, y allí encuentra toda la inspiración necesaria para componer sus canciones, pero el chaval es originario de otro lugar emblemático para la música de raíces como Oklahoma, donde creciera su amor por este universo sonoro. A partir de ahí, su hogar era la carretera, ya que la vida de sus padres precisaba el traslado entre comarca debido a su ambulante profesión: el rodeo.

En la carretera, entre vaivenes y paradas, entre caballos, saltimbanquis, toros, animadores y perritos calientes, el joven McFraland va forjando su personalidad y va acumulando experiencias que sirven para construir canciones hasta llegar a su residencia actual, que no es sino otra fuente de inspiración (como ya habíamos aclarado) como Nashville, de ahí su apodo que complementa con Jet, nombre del protagonista del célebre film “Gigante”. Célebre y recordado James Dean. No vamos a descubrir la penicilina destacando la ciudad de Tennessee como uno de los más significativos puntos de agitación musical en su máxima expresión no solo en USA. Sí, New Orleans también, vale. Y la costa californiana, Escandinavia, Australia y algún reducto europeo, pero convendrás con nosotros que Nashville tiene su encanto, y no sabemos si algún microclima especial, porque de su entorno han salido y siguen saliendo infinidad de artistas. Esto ya lo hemos dicho un par de veces, ¿no? Pues de allí viene Tennessee Jet, que tras la publicación del EP “Reata” en 2016 debuta en formato larga duración este año con “The Country”, álbum donde recoge parte de esa vida bohemia de juventud que combina con adaptaciones de clásicos como “She Talk To Angels” (no hace falta nombrar sus autores). Encontrarás semejanzas con fulano o mengano, te vendrán a la mente referentes del género o hasta te frotarás los ojos al ver desgastadas camisas de franela, pero así es el rock’n’roll.  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s