minientrada The Daltonics: “The Daltonics”. GR76


a1059133393_10Mientras el mundo del rock sigue buscando un nuevo dorado hay bandas que por su obstinado perfil u optimista ilusión procuran desahogar esta incómoda situación. Pues bien, una de esas formaciones que debe ingeniárselas para grabar y difundir su propio trabajo responde al nombre de The Daltonics, viene de Bilbao y tiene en circulación desde principios de año su tan ansiado debut discográfico. De hecho, su presentación tuvo lugar en la sala bilbotarra Shake! el pasado cuatro de enero, y aunque no pudiéramos asistir por los malditos virus gripales, hemos intentado corresponder a los chicos con unas palabras. Asuntos pendientes, diferentes proyectos en mente y obligaciones varias posponían la tarea, pero ya habíamos dado nuestra palabra el día que amablemente nos facilitaron una copia de llamativo diseño. Y cabezotas somos. Hemos encontrado un hueco.

Tras una primera autopsia visual la primera incógnita está despejada. Se confirman las sospechas de la envoltura y “Vintage” presenta una banda practicante de rock&roll en el sentido más amplio del término acompañado de mensajes mordaces, divertidos e insolentes que obviamente inducen al cachondeo, registro similar al personificado por los vigueses Siniestro Total. Por otra parte referencia que podría resultar tan frívola como notoria, y aunque a uno no le gusten demasiado las comparaciones, las etiquetas o las malinterpretadas similitudes, debemos situar convenientemente a los chavales. Por supuesto no se queda todo ahí, y al igual que los ya mencionados tienen bien presentes en sus composiciones corrientes yankees y británicas, y no cabe duda de que los comienzos, aunque anteriormente hayan intervenido en diversos proyectos, siempre serán peliagudos. Dani, Egoitz, Pablo y Álex forman hace tres años el embrión al que más tarde se uniría Jesús y desde entonces recorren garitos y festejos locales con su agudo rock&roll hasta que se ven en la disyuntiva de grabar… dónde grabar… cómo grabar… con quién grabar… Era el momento idóneo, y encuentran al hombre apropiado. ¿O es al revés? Cual condensado pub inglés se encierran en Silver Recordings de Martín Guevara y esas trece canciones que estaban acumulando polvo acaban brillando en un trabajo predicado con caótica ortodoxia y callejera actitud, a piñón fijo como mandan los cánones más punkarras, y donde títulos como “Parados en pijama” o “Lo que más me gusta es” ocultan jeroglíficos por resolver e irradian alegría y diversión. Sin embargo no deberíamos olvidar que la sátira y el humor han sido desde tiempos inmemorables excelentes termómetros para tasar la sociedad, así que no emitas juicios improcedentes antes de dirigirte al “Parking” o “A tu bar” y dales una oportunidad. Tal vez digan que no van en serio o se mofen de ellos mismos, pero cuando Alex sopla la armónica pidiendo un poco de “Estricnina” tus pies cobrarán vida propia y corearás “Hey Hey”.

Rafa Robledo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s