¡Una garimba a tu salud, Oso! | GR76


Cuando surgen noticias de este calado, uno procura mantener la cabeza fría antes de cometer alguna temeridad, procura hilar correctamente las palabras para no ser tachado de frívolo o insensible y siempre actuará en segunda, tercera o decimoquinta posición, porque el tacto es, o debería ser, innegociable en estas circunstancias. Si algo sabemos con certeza de esta puta y querida vida es el final. Es contradictorio, ¿no? Pero sabemos que tarde o temprano marcharemos para no volver. Y siempre será pronto. Siempre será antes de lo que desearíamos. Siempre, tengamos la edad que tengamos, seremos jóvenes para dar el salto al vacío. Siempre dejaremos un vacío. Mayor o menor, pero esa sensación quedará.

Y esa sensación quedó ayer instaurada en diversos puntos de la geografía cuando la triste noticia corría como la espuma entre muestras de cariño, incredulidad, y mucho desconcierto. Manu Monge, el Oso, el querido Dr. Lomo nos dejaba y un profundo sentimiento de consternación se apoderó de nuestros corazones cuando lo supimos. El Oso era un tío de puta madre. Un tío singular. Con sus cosas, como todas las personas, pero era un tío con el que se podía tomar una garimba (como le gustaba decir) mientras podíais charlar de ese rock n’ roll que tanto amaba. Ese rock n’ roll que tomó como parte imprescindible de su vida, ese rock n’ roll que le daba la vida. Ese rock n’ roll que sonará en casa una vez más en su honor, en honor de los Lomoken Hoboken, a quienes mandamos desde aquí, además de sus familiares y allegados, un fuerte abrazo. Descansa en paz, amigo.

Video cortesía de Bizkaia en Vivo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s