Last Fair Deal, Holanda, Rory Gallagher. Los vértices de un triángulo tentador. GR76


Un trío maravilloso y unas fenomenales personas. Así son y así vemos a Last Fair Deal, conjunto fetiche, de cabecera, referente, gente especial que se ha convertido por méritos propios en una especie de banda residente en Rory Gallagher International Tributes Holland, donde han actuado varias veces junto al celebrado en la ciudad Manchester. Seguramente esta experiencia en el país de los coffee shops y otras muchas situaciones vividas sean, junto al probado y comprobado apego por el irlandés y todo su legado, un motivo más para que Virginia Fernández, Gonzalo Portugal y Miguel Moral hayan sido una vez más requeridos por la organización de uno de los más afamados certámenes que homenajean su figura. Puede que tanto organizadores como espectadores hayan quedado prendados por la desenvoltura escénica de los lasferdil, su categoría musical y el enorme respeto que profesan al señor Rory Gallagher. También podría ser que la principal razón fuera el trato personal, la naturalidad y cordialidad del terceto, si bien es cierto que se trata del debut de Miguel en Amsterdam. Fuera como fuera, llamadas de esta naturaleza delatan la pujanza de la banda, que dicho sea de paso se encuentra en pleno proceso creativo de nuevo material. Sí, llevan un tiempo encerrados en el local de ensayo dando vueltas a una serie de ideas, cambiando estrofas, añadiendo percusiones o asimilando nuevos conceptos. Prudentes e ilusionados, pero eso aparecerá tras el inmediato suspiro, tras el esperanzador vuelo por el cielo europeo.

La ajada guitarra de Gonzalo evoca en cierta manera la strato de Rory no solo en aspecto, sino en cualidad, porque sentir el sollozo de sus cuerdas en “A Million Miles Away” o el júbilo de “Bullfrog Blues” es la prueba irrefutable de su estrecho vínculo y el alto grado de fidelidad por parte de un bluesman nacido a orillas del Nervión, una ría que tiene su particular delta y algún que otro crossroads. Todos los ríos, las rías, las vías fluviales y los caminos tienen su lote de blues, y por ende no has de ser oriundo de Alabama, Louisiana o Mississippi para sentir la nostalgia del blues. Ahí está por ejemplo Rory Gallagher, un irlandés seducido por el demonio de los doce compases que aun sin estar físicamente entre nosotros mantiene un extraordinario séquito de incondicionales a sus 72 años, y otro año más tendrá un merecido homenaje en esta reunión anual en la que participará (si las cuentas no nos fallan será la quinta) de nuevo Last Fair Deal, quienes embarcarán en el aeropuerto de Loiu dirección Nethertlands. Por delante, dos actuaciones. Una sesión acústica a cargo de Gonzalo a partir de las tres de la tarde, y con el anochecer (o la luz de la luna, vaya usted a saber) de fondo, emulando al maestro… El triángulo, la escuadra, la simetría. Last Fair Deal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s