minientrada Red Beard: “Dakota” resume bien los nuevos sueños a alcanzar. GR76


Desde el lanzamiento de su primer EP, el conjunto canario Red Beard (proyecto ideado y capitaneado por Jaime Jiménez Fleitas) ha superado escollos, reunido una buena colección de canciones y compilado otro notable surtido de buenas opiniones sobre sus actuaciones. Desde entonces, la actividad de la banda guanche ha sido extraordinaria. Ha traspasado fronteras. Ha repostado en gasolineras europeas y actuado en clubs y garitos de Texas o Lousiana, donde volverá tras el próximo tour continental previa parada peninsular presentando “Dakota”, nuevo ensayo que confirma su categoría como compositor. Sus dos primeros trabajos mostraban el perfil más camperodel caballero, y “All Or Nothing” (tercero en discordia) quizás fuese el puente necesario para entender este disco que lleva un mes en circulación y ellos harán circular aun más. En la península, cuatro oportunidades para calibrar su fuerza en directo, aunque estamos casi seguros que tras las aventuras europea y americana volverán. Antes de su salida pudimos charlar unos minutos con Jaime.

Antes de nada, gracias por atendernos, Jaime. Cuando estás escribiendo, ¿visualizas la producción y la orientación de la canción, o eso es algo que surge con los ensayos o ideas?
Pues por lo general lo tengo en mi cabeza casi todo, a alguna cosa le damos forma en el estudio o el local, pero por lo general lo suelo tener bastante claro.

¿Qué significa “Dakota”?
“Dakota” es el título de mi cuarto álbum y quizás el más importante hasta ahora. Lleva por título el nombre de mi hija, que ha significado un cambio y una revolución en mi vida. Y con estos cambios pues también incluyo un nuevo rumbo con mi proyecto. “Dakota” resume bien los nuevos sueños a alcanzar.

¿Y qué supone o te gustaría que sucediera con “Dakota”?
Pues lo que todo artista querría, que a la gente le guste, lo disfrute y vaya a los conciertos. A nivel profesional que se abriesen más puertas.

Desde tu debut ha colaborado contigo mucha gente. ¿Quiénes te acompañan esta vez?
Voy con un equipo maravilloso de músicos; ellos son Fajardo Marrero (bajo), Giussepe Fabio (guitarra) y Daniel Cardenes (batería). Ellos son cómplices en el nuevo sonido de Red Beard.

Hablando de compañías, ¿tienes alguna en especial para las horas de furgoneta? Lectura, escritura, música…
(Risas) Buena pregunta, pues la verdad que la lista es larga. La lectura en la furgoneta es difícil porque soy un tipo que se marea bastante (risas), así que lo descarto por completo. En cuestión de música pues según vaya pidiendo el cuerpo, pero solemos poner Rock & Roll en general, nos vamos turnando para poner canciones, aunque alguna vez nos hemos cansado de la música y hemos terminado poniendo chistes (risas).

Ya has estado por USA, y volverás tras la próxima gira europea. ¿Qué esperas de estas giras?
Sí, he estado varias veces, y por supuesto que volveremos. Es un sitio muy interesante para tocar. Lo que esperamos es lo mismo que las otras, trabajar, ganar algo de dinero y ampliar la base de fans. Aspiraciones bastantes sencillas pero efectivas a la larga.

Imaginamos que para un tipo influenciado por su música tiene que ser increíble actuar en clubs americanos. ¿Cómo fue la experiencia?
Tú lo has dicho, es increíble, por momentos nos parecía estar en una película. Hubo algunos clubs muy interesantes donde tocamos. Y las experiencias que allí sentimos me las llevaré conmigo para siempre.

Tenemos entendido que eres filólogo en la piel de músico, ¿o es a la inversa?
Sí, pero no terminé filología, así que vamos a quedarnos con lo de músico (risas).

¿Cómo llegaron esas dos facetas? ¿Llegas a la filología a través de la música y sus letras o fue la filología la que te enseñó la música?
La música fue lo primero, siempre ha estado en mi vida, desde pequeño.

“Nobody’s Gonna Bring Me Down” es el título utilizado para tus primeros trabajos diferenciado por Vol.I y Vol.II, pero aparte de esa curiosidad, ¿qué te impulsó a utilizar el mismo título y diseño?
Quizás el hecho de que fuesen EP cortos, por lo que tenía la sensación de no contar toda la historia en uno sólo. Así que por eso y por motivos de producción decidimos separarlo en dos.

¿Cuáles son las diferencias (si las hay) entre tus discos?
Básicamente los primeros eran más crudos, desnudos, con el tercero fue un momento de transición y con “Dakota” llega el asentamiento y nuevo rumbo.

¿Crees que el escenario es producto del estudio?
No no lo creo. Son dos cosas diferentes, como el cine y el teatro, en ambos hay actores pero no con el mismo registro. Uno es en vivo y cambiante y el otro es enlatado y estable.

Por cierto, ¿cómo describirías las actuaciones de Red Beard?
Intensas, divertidas, y sobre todo buen rollo, eso que no falte nunca.

Una de esas actuaciones se suspendió por una tormenta, la de Huercasa Country Festival’2017. ¿Hay público suficiente en este país para la Americana Music?
Sí, fue una putada porque vino mucha gente de muchos lados a ver a la banda, vimos muchas camisetas de Red Beard (risas) pero por desgracia al año siguiente no nos convocaron. Lo intentamos por respeto a nuestro público. De hecho, han decidido de forma errónea y totalmente grave no tener bandas nacionales en su escenario principal. Aunque desde fuera a la gente le guste Red Beard, y las críticas sean cojonudas, creo que en “algunos” sectores de España voy a empezar a llamarme “James” en vez de Jaime y decir que vengo de Louisiana en vez de Canarias a ver si así es más “cool” para ellos (risas), en fin… Yo pienso que si hay público, quizás hay que seguir apostando y luchando, las cosas no van a cambiar de un día para otro. Soy muy positivo con eso.

¿Es difícil el salto de las islas a la península?
Es un una traba más, pero ya sabes, “Nobody’s gonna bring me down” (risas) .

¿Cómo ves la escena actual?
Muy bien, hay muchísimas bandas cojonudas con proyectos interesantísimos. En músicos con proyectos increíbles este país va sobrado, créeme, se de lo que hablo. Lo que sobra de verdad en este país y hay que renovar urgentemente son los que la mueven, promotores, directores de festivales, medios de comunicación, Ar’s y un largo etc. Yo sólo digo que hay que fijarse en los políticos que tenemos, pues cambia políticos por lo otro. En todos estos años con la música he visto de todo, ver como esa misma gente que trafica con la música se queja de como actúa nuestra clase política y ellos en su día a día y en su profesión cometiendo los mismos errores que ellos. En fin, C’est la vie, mon ami (risas).

¿Crees que “Dakota” puede ser un punto de inflexión?
Si totalmente, como dije antes es un nuevo rumbo y nuevas metas.

“A Place To Settle Down”, perteneciente a “Dakota”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s