minientrada Crónica: Pristine y Blues Pills. Sala Apolo 2, Barcelona.Noelia Garcés. GR76


Elin.jpg

Tras el parón navideño, volvemos impacientes a las salas, y ésta vez para una servidora es cita obligatoria. El pasado viernes volvíamos a reencontrarnos, tras casi dos años de espera, con Blues Pills, una banda proveniente de Suecia que ya en su momento nos cautivó con su directo.

Siendo conscientes del “sould out” y teniendo en cuenta el aforo de la sala, nos Heidi3apresuramos a posicionarnos en primera línea de fuego desde el minuto uno. Y qué decisión más acertada, amigos. Mientras la sala aún se iba llenando y la gente ocupaba la barra, la banda encargada de calentar el ambiente nos dejó sin palabras. Pristine es el nombre de esta banda de origen noruego y de estilo blues rock que nos despeinó a todos nada más pisar el escenario. Heidi Solheim, vocalista del grupo, llena el escenario con una energía y una potencia desbocada. Baila sin parar, tiene una voz increíblemente bonita y, acompañada por el inquieto Espen Elverum a la guitarra, Asmund Wilter al bajo y por Kim Karlsen a la batería, hacen del directo de esta formación un “must see”. Todos quedamos impactados con canciones tan enérgicas como “Bootie Call” o “Derek”, y anonadados con temas tan delicados y mágicos como “All I Want Is You” o “Don’t Save My Soul”, que con la presencia de Heidi captando toda la atención bajo un tenue foco rojo consiguió ponernos la piel de gallina. Los chicos quedaban asombrados tras la acogida que tenía cada uno de los temas, sus expresiones de sorpresa tras los gritos y aplausos eran impagables. En definitiva, una banda 100% recomendable con un intensísimo directo que, indudablemente, nos dejó con ganas de más.bp

Mientras se despiden y mientras ocupan el escenario los técnicos encargados de cambiar todo el equipo, las primeras filas se ven invadidas y casi conquistadas por un número desmesurado de fotógrafos profesionales, a la espera de que Elin Larsson hiciese su aparición en escena.

Elin3La espera no se hizo muy larga. Elin salía al escenario seguida por sus secuaces. Doriak Sorriaux es excelente un excelente guitarra que ha ganado mucha seguridad desde la última vez que les vimos. Con una actitud tranquila y pausada, es capaz de poner en movimiento a todos los allí presentes con sus riffs psicodélicos. Zach Anderson al bajo y el contundente André Kvarnström tras la batería quedaban en segundo plano en el escenario, pero no pasaban desapercibidos. El tema elegido para dar comienzo fue “Black Smoke”, un tema en principio apacible que se convierte en una tormenta eléctrica, aumentando así los decibelios y los ánimos del público progresivamente hasta el extremo. “Bliss” y “Astraplane” nos permiten tomar un poco de aire y prepararnos para lo que se nos viene encima. La voz de Elin parece ir sonando cada vez mejor, ya que en un principio pudimos percibir el esfuerzo por llegar a algunos tonos que daban lugar a una pequeña variación en la entonación de los temas. En “No Hope Left For Me”, Elin ya parecía estar mucho más cómoda, dejándonos escuchar su voz en todo su esplendor. No cesó ni un segundo de sonreír, bailar y dar las gracias (Moltes gràcies, Barcelona!) en cada uno de los temas. “Gypsy” y “Dig In” antecedieron a “Elements And Things”, una bonita cover de Tony Joe White. Sabíamos que los chicos habían dejado el plato fuerte para la segunda mitad del concierto, y como habíamos previsto, sin más demora suena “High Class Woman”, el single de su último álbum titulado “Blues Pills” que vio la luz en 2014. Sin darnos respiro alguno llega uno de los temas más esperados por su potencia y la contundencia de su letra, “Ain’t No Change” que hace que toda la sala arranque a bailar. “Little Sun” bajó ligeramente las revoluciones, dejándonos apreciar la destreza de Doriak a la guitarra y la inagotable energía de André aporreando la batería sin descanso.

pristineg(1)

Los chicos agradecidos abandonan el escenario, provocando los gritos del público pidiendo un último tema. Doriak y Elin vuelven al escenario, esta vez sin más amparo que una guitarra acústica y unos tenues focos, para deleitarnos con un tema inédito llamado “Yet To Find” que, según desvela la propia Elin, formará parte de su siguiente LP, el cual podremos disfrutar el próximo mes Junio. La implacable “Devil Man” daba fin al set list, que no varía mucho de los temas que escuchamos en su anterior concierto, con Elin corriendo de un lado al otro del escenario micro en mano y haciendo que el público corease con ella este último tema.

La impresión que nos dejaron fue la de una banda que se siente cómoda sobre el escenario y, de la que sin duda alguna, Elin es la locomotora y la encargada de llenar el escenario, puesto que los demás miembros adoptan una faceta más tímida y estática. Quizá uno de los factores negativos es que no acabaron de llegar al público como en veces anteriores, les faltó “feeling”. Otra causa que hizo que las expectativas no se viesen superadas era el hecho de haber escuchado prácticamente los mismos temas que en su concierto de 2014 en Razzmataz, lo que consiguió inevitablemente que los noruegos Pristine ganasen más protagonismo. ¿Acudiremos al próximo concierto de Blues Pills? Por supuesto que sí. Pero la gran sorpresa del pasado viernes, sin duda, fue Pristine.

Noelia Garcés

A continuación podrás ver un vídeo de cada una de las bandas en esa noche donde ellas fueron las reinas del rock

 GALERÍA FOTOGRÁFICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s