minientrada Crónica concierto Wilko Johnson. Vigo 30.01.2016 GR76


El primer mes de año llegaba a su fin con un día nublado y gris, donde de vez en cuando una leve llovizna conseguía que Vigo se asemejara a su Reino Unido natal. El concierto tendría lugar en el Hall del Auditorio Mar de Vigo, un mega edificio de granito localizado en la zona portuaria y alejado del centro urbano en el que sorprendentemente a pesar de nuestros malos vaticinios, pudimos disfrutar de un sonido más que aceptable.

22549016_1524437644289904_3252843592941367094_oCon puntualidad británica Wilko, Norman y Dylan saltaban a un oscuro escenario, apenas iluminado por unas tenues luces blancas o azules, vestidos de pantalón y camisa negra. Una puesta en escena sencilla y al mismo tiempo elegante, sin grandes aspavientos y donde el único toque de color son las tapas rojas de sus telecasters y el cable rojo que va desde ellas hasta el amplificador.

Muchos eran los que estaban expectantes por ver cómo se encontraba Wilko tanto física como musicalmente hablando. Pero todas las posibles especulaciones se esfumaron de inmediato cuando comienza a sonar “All Right” y los pies de Wilko deslizan su cuerpo de un lado para otro del escenario con su singular baile, mientras rasga enérgicamente las cuerdas de la telecaster sacando de ella ese particular sonido que lo ha caracterizado desde aquella primera vez que se subió a un escenario.

22538733_1524436724289996_6808128738214952829_oMuchos son los que comienzan a aplaudir y vitorearlo en cuanto se aproxima al borde del escenario. La ametralladora Wilko nos apuntaba directamente a la frente mientras el bombardero Norman no paraba de descargar con su bajo toda la fuerza contenida que llevaban dentro, sobre las 400 almas (aprox.) allí presentes, que estupefactas no daban crédito a lo que estaban viendo sus ojos. Poco a poco las primeras filas se van contagiando del ritmo marcado por la banda, hasta el punto de que terminan bailando  y gritando al unísono cada uno de los estribillos de sus canciones.

Uno tras otro van cayendo temas propios como: “Dr. Dupree”, “Keep On Loving You”… y de su pasado como Dr Feelgood: “Going Back Home”, “Roxette” o esa laureada “Back In the Night” con las que consiguen que el público por momentos haga una regresión en el tiempo al Londres de la década de los 70. En un concierto directo, sin apenas pausas, salvo aquellas forzadas por el cambio de guitarra o cuando se ven en la necesidad de coger una bocanada de aire fresco y así recuperar un poco esas fuerzas necesarias para poder seguir hasta el final de la noche.

Es cierto que Wilko en algunos momentos se ve fatigado, y eso se nota sobre todo a la hora de cantar. Pero para compensar la posible fatiga de Wilko ahí está su fiel escudero Norman, ese bajista al cual lleva unido desde que formaron parte de aquellos Blockheads encargados de arropar al gran Ian Dury. Os aseguro que pocos bajos suenan con esa potencia en directo, además el poder escénico de Norman es impresionante, contoneándose de delante para atrás, gesticulando y bailando sin parar. Suena a Funk pero su actitud es 100% Punk… ¿Cuántos años tiene el bajista…? Continuo ronroneo en las primeras filas.

Tras despedirse después de una hora de concierto, vuelven nuevamente al escenario para decirnos el adiós definitivo con su conocida cover de Chuck Berry “Bye Bye Johnny”. Durante este tema que duraría aproximadamente 15 minutos, fue donde por momentos Wilko dio síntomas reales de cansancio. Su voz parecía desvanecida, aunque esos instantes él mismo lo solventaría con alguna que otra improvisación a las seis cuerdas. Una vez más se amparaba en su vieja telecasrter, esa que alzaba en todo lo alto tras sus hombros o amenazaba con ser lanzada hacia las primera filas.

Solamente unas palabras definen a estos veteranos de la carretera: 100% ACTITUD, 100% CLASE, WILKO & NORMAN: 100% ROCK. El espíritu rebelde de The Blockheads sigue en pié de guerra y un claro ejemplo de ello fue este concierto que pudimos vivir en primera persona. Si tenemos la suerte de que vuelva, allí estaremos una vez más.

22499020_1524437907623211_2747609178704503702_oPrevio a Wilko, pudimos ver en acción a la banda viguesa The Shoubinhas Experience. Actualmente la formación ha sufrido algunos cambios con la incorporación de miembros de Sugar Mountain, y personalmente creo que son un buen fichaje ya que la banda sonó perfectamente compactada. Si tuviera que destacar a alguno de ellos sería la guitarra de Ernesto y añadiría la  mejoría considerable desde la última vez que los he visto en directo. Se nota que poco a poco Mario ha perdido el miedo escénico y su voz suena más curtida. Siempre diré que me gusta más su faceta sureña y cuando hacen esas blues jams con toques soul, por eso “Over and Over” sigue siendo a día de hoy uno de mis temas preferidos de su repertorio, además esa noche sonó de lujo. No les perdáis la pista.

Galys (GravelRoad76)

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s