minientrada La resaca de The Frigolos (GRAVELROAD76)


THE FRIGOLOS Hangover Sessions 

Aquí tenemos uno de esos ejemplos donde una imagen vale más que mil palabras, donde no te dan gato por liebre y el concepto habla por sí solo e intuyes el contenido del disco sin ni siquiera abrirlo, aunque al margen de una portada clarividente no creo que se trate de un día de resaca, porque si en Ibiza esos malditos días de dolor de cabeza y amnesia momentánea son así… ¡Me apunto!0004251400_10Nos deberíamos apuntar todos este nombre: The Frigollos, cuarteto ibicenco que ha grabado su ópera prima con el nombre de “Hangover Sessions” y son los culpables de estas letras, los culpables de un enganche total por los sonidos contenidos en un disco solvente y aparentemente sencillo pero con muchos contrastes y sabores de inconfundible Rock & Roll. Es adictivo, es pura adrenalina musical, es tequila, bourbon o cerveza, es swing, melancolía y frenesí, esencia, herencia y debería significar futuro. Sin embargo tiene un ligero defecto, un detalle sin importancia… ¡Sólo dura veintiún minutos! Con lo que no deja de sonar, y sonar, y girar, y vuelta a escuchar “I’m Not Dead” y continuar hasta “I’m Alright” y volver a empezar…

10425528_898554263497668_5076015706627089446_n
Fotografías de Andrés Iglesias

Un viaje en el tiempo donde los sonidos irremediablemente te transportan a las melodías primigenias del Rock & Roll y a sus héroes, y demuestran que estamos ante unos tipos inquietos con una sólida base no sólo musical. Me atrevería a asegurar que son fieles seguidores y consumidores de cine, por ejemplo, porque considero este disco tan sonoro como cinematográfico, donde encontramos esos estimulantes matices que nos remiten a los tiempos pretéritos ya mencionados, pero los más recientes también están presentes en estas siete canciones que sudan y transmiten autenticidad, como lo demuestra el hecho de que fueran grabadas en directo, a pelo, a la antigua usanza. Con las ideas muy claras y tras un buen número de ensayos y conciertos se meten en Magrana Estudio de Ibiza para dar forma su proyecto y facturar una obra directa de auténtico Rock & Roll sin fisuras ni chorradas. Con sentimiento. Ese viaje continúa con el tren de largo recorrido de “Can’t Find No Place”, un trayecto sin estaciones donde carburan los instrumentos mientras unos coros envolventes calibran el engranaje de una locomotora tripulada por la guitarra y voz de Ricky Lee, el ritmo de David Mascaró y su contrabajo, la cadencia de las baquetas de P.J. González y la intensidad de Rob Davidson y su guitarra, consiguiendo un sonido compacto que a buen seguro a más de uno le obligará a mover el culo y pillar el disco, y si la fortuna nos sonríe a quienes estamos alejados de la isla poder acudir a alguno de sus conciertos (estamos seguros que saldrán) y mover los pies como cowboys con “No More” o caer rendidos ante ritmos desbocados como “Love Shit”. De Arkansas a Tennessee pasando por Ibiza con unos cuantos años de distancia y algunos kilómetros en el tiempo, pero con una pasión común. El Rock & Roll, que dicho sea de paso, no solo es música, tampoco un estigma, ni tan siquiera una determinada estética o una filosofía. Lo descubrirás si bebes frígola. Si escuchas a The Frigolos.

Rafa Robledo

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s