CRÓNICA DEL FESTIVAL “ENCLAVE DEL AGUA” 2015. Por Alejandro Perez Berasategui (GravelRoad76)


ROCK&BLUES  EN EL ENCLAVE DE AGUA 2015 (SORIA)

22489795_1520950354638633_2456476364780656165_n

CRÓNICA REALIZADA POR ALEJANDRO PÉREZ BERASATEGUI

Tras casi cuatro horas de viaje llegamos a Soria algo cansados pero con la ilusión de ver a unas cuantas bandas y solistas enormes que nos movieron desde Castellón en uno de esos viajes improvisados con horas de antelación de los cuales suelen salir grandes cosas y esta vez no fue una excepción. Una vez “acomodados” en el camping recorremos el maravilloso entorno donde se realiza el festival y comprobamos la gran variedad de puestos de comida y bebida y sus asequibles precios, así como la limpieza de la zona a la que otros festivales no nos tienen tan acostumbrados. Parece mentira pero un festival gratuito y con bajo presupuesto puede presumir de un cartel a la altura de los “grandes” y una organización y comodidades (salvo el camping) dignas de los grandes eventos.

22496024_1520950474638621_1127569665743424944_o

A plena luz del día, como aperitivo a lo que se nos venía por la noche, los Mambo Jambo nos volvieron a deleitar con una demostración de talento y pasión a las que acostumbran. Las tablas del gran Dani Nelo se notan y mucho, movió al público a su antojo y dio una lección de lo que debe ser un frontman en toda su extensión. Destacar también al enorme, en todos los sentidos, Ivan Kovacevic al contrabajo quién aportó mucho al show de la banda como de costumbre. Repasaron temas clásicos ya en su repertorio como “La chica de la curva” o “El cadáver que vino a cenar” calentando al personal en el escenario San Miguel a base de swing, rock n roll y todo su universo musical durante una hora y media aproximadamente.

Tras reponer fuerzas y ver un par de actuaciones más con las cuales no acabé de conectar, nos esperaba uno de los motivos principales de nuestro viaje. Y vaya si lo fue!, Lee Fields and The Expressions fueron de largo los triunfadores del festival. Este hombre es de otro planeta: pasión, sudor y una desgarradora voz que dejó una imborrable huella en la memoria de un servidor. Con una sencilla pero eficaz sección de viento formada por trompeta y saxo y una base rítmica que se nota que ha mamado el estilo, Lee aparece tras un largo tema instrumental, americana brillante, sonrisa permanente y una presencia escénica digna de los tiempos dorados del Soul y nos disponemos a viajar durante la hora y veinte minutos que duró el show por cualquier barrio obrero de color de ciudad americana de mediados de los sesenta. Historias de amor, pobreza, humildad, lucha por salir adelante, … escritas en pleno siglo XXI. Temas como “Faithfull Man” o “Don’t Leave Me This Way” aguan los ojos de un servidor mientras que el torbellino Lee Fields sigue adelante con temas más enérgicos como “Money Is King” o “Ladies”. Un público no muy metido hasta entonces reacciona ante la exhibición vocal y de pasión con ovación tras ovación que obligan al pequeño genio a salir dos veces más a escena  y despedirse entre alargados “thank youuuuu” y “I love youuuuu” y sus siempre presentes eclécticos movimientos. Son casi las cuatro de la mañana y un servidor y pareja se van silenciosos a la tienda con una estúpida sonrisa en la boca sabiendo que han presenciado algo muy, muy especial.

El sábado aprovechamos el día para recorrer los alrededores de Soria y la ribera del río Duero, dueño silencioso del precioso entorno del festival hasta la hora señalada en nuestras mentes, ya que a las 21:00 los Delta Moon tocaban en el escenario San Miguel, el cual para mi gusto tenía mejor sonido que el escenario principal.

22426526_1520950541305281_5927765480160569443_o

La veterana banda liderada por la personal voz de Tom Gray y su escudero Mark Johnson con quien se batió en duelo de slide en repetidas ocasiones, dio a lo largo del show una lección de clase y honestidad a la altura de muy pocos. Tras más de quince años de carrera y un buen puñado de álbumes a sus espaldas los de Atlanta hicieron honor a su tierra y llenaron la explanada a la orilla de río de sonidos pantanosos, boogie y rock de raíces como sólo ellos saben. Las comparaciones con North Mississipi All Stars se torna irremediable al primer tema, y decir que nada tienen que envidiar estos tipos a los hermanos Dickinson. Difícil destacar un tema sobre otro, aunque para mí temas como “Hellbound Train” o “Black Coffee” ya se han convertido en clásicos de mi ración diaria de música. Fue hora y media donde, de menos a más, el personal fue apreciando el recital que los antes mencionados Tom y Mark junto al carismático bajista Franher Joseph, quien en algunos momentos hizo de maestro de ceremonias presentando a la banda e introduciendo algún tema con su peculiar y gruesa voz que recordaba al gran Clarence Clemons, y el recién incorporado Vic Stafford a la batería dieron un show donde la palabra clase toma otra dimensión. Espero volver a verlos por estas tierras más pronto que tarde pese a lo poco que se prodigan por aquí y ser esta su única fecha en España.

Repetimos el ritual de reponer fuerzas y acercarnos a ver alguna banda más entre las que cabe destacar la gran voz de la joven británica Hannah Williams que a poco que pula su banda su sonido y contenga su voz en favor de las canciones la espera un gran futuro en el mundo del Soul. A las dos de la mañana, por fin, llega el momento álgido de la noche: La gran Nikki Hill, a quien un servidor no pudo ver en sala el pasado noviembre por una inoportuna gripe.

22499342_1520950594638609_3108488973868833291_o

Esta mujer es un huracán, imparable, pura actitud. Nos dio una auténtica fiesta de rock n roll, su voz rasgada a ratos y dulce a otros se intercalaba perfectamente con la impresionante guitarra del señor Hill, una bestia en escena. Son una banda de rock n roll al uso, nada de artificios, puro feeling y energía, no busquéis la perfección en sus actuaciones, se trata de animales de escenario, viscerales y salvajes que entre trago y trago de cerveza (Nikki tenía un litro de cerveza a cada lado del escenario y acabó con ellos sin problemas) hacen avanzar el show a ritmo de temas propios de la calidad de “I Got A Man” o “I Known” intercaladas con su ya clásico en directo “Sweet Little Rock n Roller” de Chuck Berry dedicada en esta ocasión al rey del rock: Little Richard! Temas más “puros” como “Right On The Brinck” dan paso a una Nikki más calmada y romántica con “Don’t Cry Anymore”. Poco a poco vamos llegando al final, ¡¡y que final!! Un “Rocker” de AC/DC interpretado con una intensidad increíble y una Nikki y su banda ya fuera de sí. Petición de bises por parte del respetable y … un escalofrío recorre mi cuerpo con “Twistin’ The Night Away” de Sam Cooke. No tengo palabras para describir la sensación que da escuchar ese tema de la voz de Nikki. Podría haber sido el final de actuación y festival soñado, pero, aún quedaba una bala en la recámara, vuelta al repertorio de los hermanos Young para poner un broche de oro a una gran actuación y a un gran festival, “If You Want Blood…” Nos volvemos a quedar sin palabras, todo acaba, vuelta a recorrer el camino de la noche anterior con el mismo silencio cómplice y sonrisa de felicidad por lo vivido.

El resumen es muy sencillo: deseando que llegue la edición de 2016.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s