Crónica AC/DC & Vintage Trouble Live in Barcelona 2015. Por Noelia Garcés para GravelRoad76


Vintage Trouble y AC/DC, Estadio Olimpic Lluís Companys – 29/05/15

22424369_1516219841778351_6274084187872307130_o

Con las entradas compradas meses atrás y una impaciencia digna de esta ocasión, nos dirigíamos hacia Barcelona. La ciudad estaba repleta de gente que iba desde bilbaínos y barcelonistas, que se concentraban en el centro con motivo del evento futbolístico, hasta rockeros de todos los tipos y edades que iban de camino al estadio olímpico Lluís Companys dispuestos a vivir una noche memorable.

Tras encontrar a unos apreciados amigos entre la multitud, nos dirigimos hacia el lugar donde pronto perderíamos el oremus. Los alrededores del estadio eran un hervidero de gente y colas interminables formadas por los que intentaban acceder pacientemente al recinto y encontrar un buen sitio donde no perder detalle.

Una vez dentro, provistos de una cena rápida y habiendo encontrado nuestros asientos, empezamos a ser realmente conscientes de las miles de personas que asistirían y que poco a poco iban ocupando el lugar cuál granos de arena que se deslizan en el interior de un reloj. El lugar es escalofriantemente grande, nunca habíamos vivido un concierto en un estadio al aire libre. Una suave brisa nos despeinaba y el Sol caía tras las gradas haciendo de ese momento una atmósfera mágica e idónea para el inicio del concierto de Vintage Trouble.

Ty Taylor y sus chicos salían al escenario al grito de “Ladies and gentleman… Are you ready? I said ARE YOU READY? ARE YOU READY?!” ante los gritos de un estadio a medio llenar por los que no queríamos perdernos por nada del mundo a los “artistas invitados” y daban un comienzo arrollador a lo que iba a ser una noche musicalmente increíble. Este cuarteto formado por Ty Taylor y su inconcebible voz, Nalle Colt a la guitarra, Rick Barrio Dill al mando del bajo y Richard Danielson detrás de su bonita batería, arrasaron con las críticas de aquellos que meses atrás venían diciendo que estos chicos no eran una banda digna de acompañar a AC/DC en este tour.  Sólo pudimos disfrutarles 45 minutos que nos dejaron con ganas de más, pero menudos 45 minutos, amigos…

Los chicos escogieron muy bien el set list, repleto de canciones de sabor a blues sesentero tales como Hard Times Coming con el que captaron la atención de todos desde el primer momento y que te hacían viajar en el tiempo haciéndote perder toda vergüenza existente a bailar ante la necesidad de disfrutar de ese momento.

¡Esto sí es Blues del auténtico!

No podíamos parar de bailar ante una guitarra que parecía sonar desde otro tiempo, desde las raíces del blues rock  una base rítmica y enérgica y una voz demencialmente perfecta. Ty Taylor corría de un lado a otro del escenario, lanzándose de rodillas y cayendo de espaldas mientras rompía su voz en ese grito que, a los que amamos éste género, nos atraviesa el alma. Temas como Blues Hand Me Down, Total Strangers (coreada por muchos) y Jezzebella sonaban aquella noche acompañados por los estilosos bailes de Ty Taylor sobre y bajo el escenario. Es todo un showman, su actitud sobre el escenario es alucinantemente enérgica y su carisma le hace único. Angel City, California y Run Like The River Strike Your Light (Right On Me) ponían el punto final a la tan ansiada sobredosis de blues con Ty Taylor lanzándose sobre el público y dejándose llevar por la marea de gente mientras seguía cantando sin parar. Presentados los miembros de la banda entre las ovaciones de todo el estadio y habiendo dado paso al imponente show de AC/DC, los chicos se retiran. Se han ganado un merecido descanso.

Tras un parón de media hora para realizar los preparativos pertinentes, da comienzo  el vídeo opening que da paso a una noche de ensueño. Las luces del estadio se apagan entrada ya la noche, haciendo que la gente grite enloquecida y revelando un mar de cuernos rojos centelleantes que bañan la pista y una preciosa Luna que parecía estar colocada a cosa hecha detrás del escenario. Y con la Luna precisamente da comienzo el vídeo. Con dos intrépidos astronautas y una bola de fuego dirigiéndose directamente hacia el escenario creando un sonido atronador y mostrando los símbolos más emblemáticos de la banda y que todo fan que se precie reconocería.

Los veteranos del Hard Rock entraban en escena entre fuegos artificiales y columnas de fuego con Rock or Bust, el single de su nuevo trabajo. El estadio les dio la bienvenida coreando eso de “In rock we trust, is rock or bust!” acompañando a Brian Johnson, mientras Angus Young corría de un lado al otro con su ya mítico uniforme rojo de colegial, con corbata a juego y la gorra con su inicial. Acompañándoles durante todo el espectáculo, en segundo plano podíamos observar a Cliff Williams (bajista habitual de la banda), a Chris Slade que antiguamente formaba parte de la banda y a Stevie Young (sobrino de Angus y Malcom) que substituiría a este último en este tour debido a la demencia que le fue diagnosticada recientemente.

Brian saludó al estadio y sin más preámbulos empezaba a sonar Shoot To Thrill con Angus como protagonista principal. A sus 60 años recientemente cumplidos, a este hombre todavía le queda cuerda para rato. Corriendo de un lado al otro del escenario, saltando, intimidando al público con esa expresión demencialmente divertida y mostrándonos el ya mítico paso “duck walk” varias veces durante toda la velada. Hell Ain’t A Bad Place To Be hizo que nos invadiera la nostalgia al recordar a Bon Scott que tuvo su propio homenaje ya entrada la noche.

Los temas escogidos para presentar su nuevo trabajo fueron Play Ball y Babtism By Fire (además del tema de apertura). Dejando de lado el single de su anterior trabajo Rock ‘N’ Roll Train, optaron por temas tan clásicos e irrepetibles como Back In Black, Dirty Deeds Done Dirt Cheap, You Shook Me All Night Long, High Voltage, Shot Down In Flames, la coreada al unísono T.N.T o Thunderstruck (con la que el mismísimo Angus entró en una locura colectiva junto con el público y tocó su Gibson hasta con la mismísima corbata). Los temas totalmente inesperados y queridos a parte iguales fueron Sin City y Have A Drink On Me, que nos sorprendió poder escuchar en directo. La noche estuvo repleta de esos momentos que te erizan la piel de emoción. Como ver descender la ya legendaria campana de la que solía colgarse Brian al son de los primeros acordes de Hells Bells o ver a la exuberante señorita de unos 12 metros que aparece con las primeras notas de Whole Lotta Roise. Imágenes de la banda a lo largo de su trayectoria y una imagen monumental de la estatua de Bon Scott que hizo que todos (incluido Angus) señalásemos hacia el cielo estrellado emocionados, acompañaban a un descamisado Angus totalmente empapado e inmerso en Let There Be Rock como si de una posesión infernal se tratase. Alargando el tema hasta una friolera de unos 15 minutos mientras sus compañeros descansaban, él corría de derecha a izquierda del escenario, paseándose por la plataforma central, para acabar tirado en el suelo girando y retorciéndose mientras se elevaba entre las cabezas del público inventando unos riffs de infarto. Highway To Hell auguraba un final próximo y la gente enloquecía pese al cansancio y el calor al ver salir a Angus de un agujero humeante del escenario mirándoles con una sonrisa terroríficamente simpática y las manos simulando los cuernos del demonio. Como épico final, la tradicional y esperada For Those About To Rock (We Salute You), con la banda respaldada por nada más y nada menos que doce imponentes cañones que dispararían repetidas veces a la voz y orden de Brian antes de un final apoteósico repleto de fuegos artificiales, columnas de fuego y cañonazos ensordecedores.

Muchos dirán que el precio de la entrada es desorbitado y que no les vale la pena pagarlo. Personalmente, y habiendo vivido esta experiencia por segunda vez y desde una distancia considerable, debo decir que volvería hacerlo las veces que tuviese oportunidad. La banda está a pleno rendimiento pese a las substituciones y, por qué no decirlo, pese a la edad de sus miembros. Lo dieron todo sobre el escenario, llevaron el concierto al extremo y elevaron a la máxima potencia la intensidad de cada tema. Pese a haber superado las expectativas con creces y pese a haber sido un concierto apoteósico del que todos salimos más que satisfechos, se percibía un cierto sabor a despedida. ¿Será simplemente una sensación? Esperamos estar completamente equivocados.

Noelia Garcés

Video Vintage Trouble Fender Studio Session

Video  AC/DC live in Barcelona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s